IPB

BIENVENIDO, Invitado ( Identifícate | Registrase )

407 Páginas V  « < 403 404 405 406 407 >  
Reply to this topicStart new topic
> CALDERA DE LUBA, Expedición y más .. muchísimo más
El fantasma del ...
mensaje Mar 17 2018, 12:14 PM
Publicado: #6061


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



Un bulo difundido por concejales de Ahora Madrid y cargos de Podemos incitó los disturbios de Lavapiés

Protesta en Lavapiés tras la muerte de un mantero.

"Se desplomó al suelo echando espuma por la boca"

Batalla campal en Lavapiés

El PP y Cs acusan a Ahora Madrid de "alentar" con "sospechas" sobre la Policía

FERRAN BOIZA | Madrid
17/03/2018 09:37



A las 21 horas del jueves, el portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, tuiteaba: «Hoy es un día triste en España. No hemos estado a la altura de los Derechos Humanos. Hemos fracasado».

Casi en el mismo instante, desde París donde se encontraba de viaje oficial, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, decía: «Desde el Ayuntamiento investigaremos a fondo lo sucedido y actuaremos en consecuencia».

Más incendiaria, sobre la medianoche, la concejal de Usera y Arganzuela, Rommy Arce, lanzaba: «Lucrecia Pérez, Samba Martine... hoy Mame Mbaye. Los 'nadie' víctimas de la xenofobia institucional y del sistema capitalista».

Concejales de Ahora Madrid y líderes de Podemos se hacían eco del bulo de que el joven senegalés Mame Mbaye había muerto tras una persecución policial, o anunciaban que se investigaría la actuación de los agentes, y Lavapiés se convertía en trending topic mientras sus calles se incendiaban con grupos de antisistema quemando contenedores y enfrentándose a la Policía......


De hecho, aunque el bulo quedó desmentido por el atestado policial y los hasta siete testigos que corroboraron que Mame Mbaye se desplomó solo en la calle, en la protesta del viernes por la tarde en Lavapiés, los concentrados gritaban: «Lo han matado, lo han matado».

http://www.elmundo.es/madrid/2018/03/17/5a...7a2e8b4641.html

Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Mar 18 2018, 09:33 AM
Publicado: #6062


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502




Los papeles secretos de Franco

Los historiadores se ven obligados a buscar en archivos extranjeros información histórica que sigue clasificada en España

MARTA FERNÁNDEZ
Madrid 17 MAR 2018 - 22:50 CET

“Si hay que bañarse, se baña uno”, dijo el embajador norteamericano en España. “Te tomo la palabra, nos bañamos juntos”, contestó Fraga. Y tanto le tomó la palabra que hizo suya la idea y se convirtió en el protagonista del histórico chapuzón de Palomares. La escena ha quedado grabada como un icono: Fraga con el bañador Meyba, la sonrisa congelada de la alegre comitiva en las aguas heladas de marzo, las manos vivaces saludando a la selecta prensa convocada. Pero no hay en nuestro país ni un documento oficial sobre aquel episodio. Ni apenas datos disponibles sobre lo que sucedió en la costa de Almería cuando en invierno de 1968 la fuerza aérea estadounidense perdió cuatro bombas termonucleares. Los papeles o han desaparecido o están clasificados.



Lo sabe bien Rafael Moreno Izquierdo, profesor de la Universidad Complutense, investigador histórico y periodista, que ha dedicado 15 años a estudiar el incidente de Palomares. Solo ha podido hacerlo gracias a la documentación de los archivos norteamericanos. En su casa tiene todavía tres cajas de papeles: información del Pentágono, del Departamento de Estado, de las agencias de inteligencia. Muchos, desclasificados gracias a sus peticiones. En España, se chocó contra un muro. O los documentos que solicitaba eran secretos, o habían desaparecido o era imposible localizarlos. Pero el profesor Moreno insistió. Recorrió distintos archivos, preguntó a unos y a otros y finalmente, en el Archivo General de la Administración dio con una caja.


El Archivo General de la Administración, el AGA como lo llaman los investigadores con el tono de familiaridad de quien ha pasado allí muchas horas, es un dédalo inabordable. El archivo más grande de España. El tercero del mundo. Un búnker de ocho plantas en Alcalá de Henares donde a lo largo de los años han ido llegando fondos de otros depósitos. 170 kilómetros de cajas y más cajas. “”Cuando lo construyeron en los 70 nunca pensaron que se iba a llenar”, cuenta la directora del centro, Mercedes Martín Palomino. Aunque ahora está abarrotado, apenas hay 11 técnicos, superados, trabajando en los fondos. “Un tanto por ciento mínimo está digitalizado”, reconoce Martín Palomino.



En ese laberinto de legajos, Rafael Moreno Izquierdo dio finalmente con una pista. “Lo único que encontré”, recuerda, “fue una caja con la contabilidad del Proyecto Índalo, que es como llamaban a Palomares. Estaban los recibos de los pagos de las muestras, los que pasaban los investigadores cuando iban a comer, pero de lo demás… nada”. El profesor Moreno sabía que España había mandado desde el accidente hasta bien entrado el siglo XXI un detallado informe anual para justificar las reparaciones económicas de Washington. “Pero aquí no existen esos informes y si existen están desaparecidos. Y yo sin embargo los he encontrado en la documentación que Estados Unidos sí me ha enviado”.



El vía crucis de negativas que pasó Rafael Moreno Izquierdo para escribir su libro, “La Historia Secreta de las Bombas de Palomares”, es el mismo por el que sufren día a día los historiadores que quieren bucear en nuestros archivos. Uno de los casos más llamativos es el de la información del Ministerio de Defensa que Carme Chacón mandó estudiar para su desclasificación en el último mandato de Zapatero. Una comisión trabajó durante tres años y determinó en 2011 que había 10.000 documentos desde 1936 hasta 1968 que podían salir a la luz. “Era documentación anterior a la ley de Secretos Oficiales, producida en un contexto histórico muy diferente al actual, cuyo contenido por el transcurso del tiempo no parecía afectar a la seguridad del Estado”, comenta una de las personas que participó en el estudio y que siete años después prefiere no dar su nombre. Pero Carme Chacón nunca llevó el resultado al Consejo de Ministros. El PP ganó las elecciones y con Pedro Morenés en la cartera de Defensa la desclasificación quedó paralizada. Hasta hoy. El motivo que alega el Ministerio es el mismo desde entonces: no es una prioridad del ejército y no hay recursos para hacerlo –menos ahora con los presupuestos pendientes de aprobación. En 2012, Morenés fue más allá, llegó a afirmar que la desclasificación podía “perjudicar las relaciones diplomáticas de nuestro país y dañar a terceros”.


Desde entonces un grupo de 300 historiadores reclama poder acceder a una información vital para su trabajo. Ángel Viñas, uno de esos investigadores, todavía se exalta cuando recuerda la respuesta del ministro: “Yo le pregunto a Morenés que si nos va a crear problemas con la Alemania nazi, con la Italia fascista o con la Francia de Vichy que ya han desclasificado esos papeles. Lo que pasa es que en los archivos hay serpientes venenosas. Hay esqueletos”, dice bajando un poco el tono.




¿Qué secretos se ocultan en esos archivos de defensa? Datos sobre operaciones del ejército alemán en territorio español durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo. O sobre espías franceses y británicos. Relaciones detalladas sobre campos de prisioneros, nombres de los responsables y de los reclusos. Informes sobre la represión. Precisamente sobre la represión ha estudiado durante décadas Francisco Espinosa. “Con los 10.000 documentos de Defensa lo que se ve es una clara intención de que eso no salga a la luz, de que no se conozca la verdadera dimensión de lo que fue aquello. Yo investigué lo ocurrido en Badajoz, porque fue de las mayores matanzas de este país, y es una desesperación constante”. Cuenta Espinosa, como quien relata una historia policial, que en el archivo de Ávila encontró una carta del General Yagüe a Franco informando de la operación. “En un momento decía: en documento aparte te detallo el número de bajas nuestras, del enemigo, número de armas recogidas, de presos hechos. ¡Pues ese documento no está! Y es un informe que completo sería interesantísimo”. Espinosa llegó a interponer un recurso de alzada para solicitar la desclasificación del material de Defensa. No tuvo éxito.


El informe que lleva años buscando Espinosa puede estar clasificado como secreto o, sencillamente, puede estar sepultado en el océano de carpetas sin catalogar de los archivos españoles. Ese es el segundo problema con el que se encuentran los especialistas. La situación se agravó en 2013 cuando el Ministerio de Exteriores decidió desmantelar su fondo documental como medida de ahorro. Fue traumático. En apenas dos meses los historiadores se encontraron con las puertas cerradas, con sus trabajos a medio hacer y sin posibilidad de consultar hasta que todo fuera catalogado en los lugares de destino.


EL ÚNICO INFORME DE LA MUERTE DE LORCA


En el año 2009 la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica tuvo noticia de una información que muchos investigadores llevaban tiempo buscando: un documento oficial sobre la muerte de Federico García Lorca. Apenas dos hojas con una grapa que habían permanecido guardadas en los Archivos Generales del Ministerio del Interior. Había sido redactado muchos años después del asesinato del poeta, en 1965 a petición de la hispanista francesa Marcelle Auclair, pero su valor era evidente: hasta entonces no había aparecido ningún dato oficial sobre lo que sucedió aquella noche de julio en Granada.


Cuenta el presidente de la Asociación, el sociólogo Emilio Silva, que quien se lo dio le pidió mantener el secreto hasta que pudiera revelarlo. Pasaron siete años. Y en 2011 Silva fue por fin al Ministerio del Interior para consultarlo. Tenía la clave que lo hacía posible: la signatura con la que estaba archivado. Si lo hubiera solicitado genéricamente, sin ese dato, jamás habría tenido acceso. “Allí me preguntaron que por dónde lo había conocido y yo le dije que un investigador me había dicho que viniera a recogerlo y que quería una copia”. En aquellos papeles, Silva leyó que Lorca había sido fusilado en las inmediaciones de un lugar conocido como Fuente Grande, “enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco”. Inmediatamente Silva se preguntó qué otros secretos guardaban las tripas del archivo del Ministerio de Interior.


Hay una documentación que lleva años persiguiendo y de la que no ha conseguido ni una pista: los informes sobre enterramientos que en los años 50 los gobernadores civiles pidieron a los alcaldes de toda España para la operación Valle de los Caídos. “Hubo un censo de todas las fosas que mandaron los ayuntamientos”, reclama Emilio Silva, “y para nosotros esa información sería muy importante”.


Carlos Sanz, profesor de Historia Moderna y Contemporánea de la Complutense, fue uno de los profesionales que se vio sorprendido por el cierre de Exteriores. “Una vez que se terminó el periodo de traslado la situación que se ha creado es que no está accesible con carácter general”, dice, “no se puede consultar en condiciones de normalidad”. Y no se puede consultar porque los fondos de Exteriores desde 1931 hasta los años 80 fueron a parar al ya atestado Archivo General de la Administración. La directora del AGA explica que de repente se vieron con 60.000 legajos que tenían que catalogar de nuevo: “El traslado de fondos lo hicieron tal y como estaba allí en el archivo central, cuando se exige que haya una preparación para hacer las trasferencias de un fondo a otro. Y nos llegó todo junto con un fichero temático que es una locura”.



Pero el problema no es solo práctico. A las dificultades técnicas se suma otra clasificación masiva de documentos que en este caso acometió el gobierno de Zapatero con Miguel Ángel Moratinos al frente de Exteriores. Fue en el año 2010 en un acuerdo secreto del Consejo de Ministros que ni siquiera apareció publicado en el BOE. Habían salido a la luz los vuelos de la CIA y desde aquel verano Wikileaks escupía información reservada de la guerra de Afganistán. “Aquella clasificación de 2010 fue masiva, de brocha gorda, a lo bestia”, se queja Carlos Sanz, “se clasificaba un catálogo de 14 materias. Mirándolo bien solo quedaba fuera la política cultural. Pero todo lo que tenía que ver con economía –en su sentido más amplio- política y relaciones internacionales, clasificado”. La decisión tomada por Moratinos se ocultó con tal celo, que Carlos Sanz recuerda que en los propios archivos muchos profesionales no se enteraron hasta mucho tiempo después. Cuando le empezaron a denegar el acceso a cosas que había investigado normalmente hasta entonces, pidió explicaciones y 19 meses después del cerrojazo informativo recibió una carta en la que le especificaban las materias clasificadas.



“Resulta ridículo que el argumento sea la seguridad nacional, porque otros países sí abren sus archivos y no son menos seguros. Y nos enteramos por archivos de esos países de cosas que pasaban en España. Además, es un punto humillante”. Así que cuando a Carlos Sanz le vetaron el acceso a la información sobre su campo de estudio, las relaciones hispano-alemanas entre 1970 y 1982, tuvo que irse a Alemania. “Aquí la petición me fue denegada porque estaba cubierta por ese acuerdo del año 2010 y por la Ley de Secretos Oficiales. Mientras que allí he podido ver toda la documentación hasta el año 86”. Y pone un ejemplo de información que ha consultado que aquí es totalmente inaccesible. “Hubo un caso polémico que pude comprobar, cuando el embajador alemán comunica una conversación que había tenido con el Rey después del 23F y decía que el Rey le había dicho que al fin y al cabo lo que los golpistas no querían otra cosa que más o menos lo que querían todos y que esperaba que los jueces fueran benévolos… y ese despacho está en Alemania. Es un ejemplo muy llamativo de hasta qué nivel de cosas se pueden ver”. Para Sanz es una falta de voluntad política: “Aquí hay un terror cerval por parte de las autoridades, del gobierno, a abrir los archivos. Las desclasificaciones de documentos de exteriores han venido por vía judicial”. Se refiere Sanz a las listas de colaboradores del nazismo que un investigador alemán consiguió en España gracias a los tribunales o a la resolución de la Audiencia Nacional para que se entregara documentación de Exteriores a las Asociaciones de Víctimas de la Dictadura Argentina. Pero los historiadores españoles, se queja Sanz, no tienen ni el dinero ni el tiempo para litigar por cada documento que reclaman.


Tendrán que seguir buscando en otros países para contarnos qué pasaba en España. Aquí, no podrán consultar los informes sobre el Meyba de Fraga o sobre el incipiente programa nuclear de Franco, ni sobre la represión, los espías extranjeros en la Segunda Guerra Mundial o la Transición. Por obra y gracia del secreto y de la falta de medios, las estanterías de los archivos españoles están, de momento, blindadas.


https://politica.elpais.com/politica/2018/0...683_328232.html
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Mar 21 2018, 08:26 AM
Publicado: #6063


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



Guerra, mentiras y armas de destrucción masiva

Luis E. González Manrique
Política Exterior

¿Fueron manipulados los informes de los servicios secretos británicos sobre Irak? La investigación del juez Hutton ha sacado a la luz pública algunas de las claves del proceso que condujo a la guerra, desatando las especulaciones sobre los motivos de Blair.



En sus comienzos como primer ministro de Reino Unido, Tony Blair tuvo que afrontar un primer escándalo sobre la acusación de que su gobierno había concedido beneficios fiscales al circuito de carreras de Fórmula 1, controlado por el multimillonario Bernie Ecclestone, a cambio de una donación de millón y medio de dólares al Partido Laborista. Blair negó los cargos ante las cámaras de televisión: “Creo que la mayor parte de las personas que me conocen piensan que soy un tipo legal”. En último término, vino a decir, era una cuestión de confianza.


En aquellos días nadie parecía poner en duda la integridad del líder del new labour, ganador por abrumadora mayoría en las elecciones de 1997 tras un largo periodo conservador y después de haber modernizado la imagen de un partido lastrado por su pasado intervencionista a través de un programa imaginativo y flexible, condensado en el lema de la “tercera vía”. Blair, con poco más de cuarenta años y poseedor de un indudable encanto personal, inspiraba un renovado dinamismo cultural –la cool Britannia de finales de los años noventa– y económico que prometía hacer renacer el swinging London de los años sesenta.

En el frente externo, su estrecha amistad con Bill Clinton, su declarado europeísmo y su estilo seductor y elocuente lo convirtieron pronto en un estadista de estatura internacional, sobre todo en tiempos de crisis, por su ferviente apoyo a las “intervenciones humanitarias”, desde Sierra Leona a los Balcanes. Siete años –y cinco guerras– después, las cosas difícilmente podían ser más distintas para Blair: según las encuestas, un 59 por cien de los británicos cree que mintió sobre la amenaza que representaba Irak para su país y otro cincuenta por cien considera que debe dimitir.

Las pruebas acumuladas contra su gobierno durante las investigaciones de la comisión presidida por el juez lord Hutton sobre el suicidio de David Kelly, un experto en armas bioquímicas del ministerio de Defensa que comentó a un periodista de la BBC que la guerra en Irak se fundamentó en exageraciones deliberadas sobre los arsenales de Sadam Husein y en tergiversaciones de los informes de inteligencia, han proyectado una imagen de opacidad y manipulación al servicio de los objetivos políticos de Downing Street. Los británicos asociaban ese tipo de conducta con alguien como George W. Bush, percibido mayoritariamente como un cowboy de gatillo fácil y guiado por maniqueas convicciones sobre la lucha entre “el bien y el mal” en el mundo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Pero difícilmente podían aceptarlo en Blair, que había edificado toda su carrera política sobre la base de su credibilidad personal. El alarde de transparencia de la comisión investigadora de lord Hutton –que ha publicado en Internet cientos de documentos donde se revelan los sinuosos mecanismos que condujeron a la guerra– ha puesto delante de la opinión pública un trasfondo sórdido en el que los spindoctors del gobierno –los expertos en darle vuelta a las cosas para vender mejor sus ideas y proyectos– no podían haber actuado sin la aprobación expresa –o al menos el consentimiento– de Blair.


Sin embargo, la “magia de Tony” permanece intacta entre los suyos: en el reciente congreso laborista de Bournemouth, durante su brillante discurso centrado en las responsabilidades y las cargas del poder, Blair fue premiado en cada pausa por largos aplausos y despedido con una cerrada ovación de siete minutos y le pedían que regresara al escenario como si se tratara de una estrella de rock tras un concierto memorable. El agudo comentarista político que escribe la columna Bagehot en The Economist, relataba que, en treinta años de asistir a reuniones laboristas, nunca había visto nada parecido.

Los propios delegados laboristas prefirieron pasar de puntillas sobre Irak: declinaron votar en un debate dedicado a política exterior. Después de todo, dando la espalda a la opinión pública, la clase política respaldó casi en pleno la guerra: en el gabinete, Blair nunca se enfrentó a la oposición de un número considerable de ministros; el Parlamento votó a favor de enviar las tropas y los conservadores no se opusieron, sino que instaron incesantemente al primer ministro a que fuera a la guerra.

Incluso en un país con tantos intereses exteriores como Reino Unido, la política que a fin de cuentas importa es la local: Blair ha optado por visitar el pasado septiembre un hospital en Londres antes que pronunciar un discurso en la Asamblea General de la ONU. El gobierno da hoy por seguro que las conclusiones finales que lord Hutton hará públicas antes de fin de año lo exculparán de los cargos más graves.

El Partido Laborista, un sesenta por cien de cuyos miembros cree que Blair se equivocó en ir a la guerra, tras lo que consideran el periodo de gobierno más exitoso de su historia, tiene muy pocos deseos de castigarle a causa de Irak. Ni las pretensiones de sucederle del canciller del Exchequer, Gordon Brown, ni la presión por la izquierda del ex titular del Foreign Office, Robin Cook, parecen suficientes para poner en peligro sus planes de presentarse a un tercer mandato ante la ausencia de contendientes creíbles entre los tories o los liberal-demócratas.

Aunque la última palabra todavía no está dicha. Tras veintidós días de testimonios, 110 horas de interrogatorios y la convocatoria de 74 testigos, incluido Blair, el dictamen final del juez Hutton puede infligir un golpe demoledor a su gobierno si destaca su falta de escrúpulos en la consecución de sus objetivos. Por su parte, la larga posguerra en Irak puede darle más de una sorpresa desagradable, sobre todo si siguen fracasando los esfuerzos de Washington y Londres por obtener un mayor apoyo internacional a la reconstrucción del país.

Según el abogado de la familia Kelly, Jeremy Gompertz, el científico fue utilizado como un peón en la batalla del gobierno contra la BBC: filtró datos sobre su identidad para forzarle a someterse a un interrogatorio parlamentario en el que su testimonio haría daño a la emisora, que se atrevió a hacerse eco del disgusto ocasionado entre los círculos de inteligencia por las exageraciones de la amenaza que constituía Sadam Husein. “No es de extrañar que se sintiera traicionado y desesperado después de una vida de servicio a su país”, concluyó Gompertz en su alegato final, en un análisis con el que está de acuerdo la mayoría de la opinión pública británica. El propio lord Hutton preguntó asombrado a Jonathan Powell, jefe de gabinete de Blair: “¿No se consideró la posibilidad de proteger a un servidor público del resplandor de la publicidad?” o, en todo caso, inquirió: “¿No hubiese sido mejor revelar directamente su nombre en lugar de dar pistas sobre su identidad?”.


Todos los implicados en ese juego de engaños y medias verdades han sido dañados en distinto grado. El gobierno ha anunciado reformas en la BBC que podría cortarle las alas al disminuir su financiación pública, pero ha sido el más laborista de los diarios de Londres, The Guardian, el que más ha defendido a la corporación ante la feroz embestida de los medios conservadores, desde el Daily Telegraph a la armada mediática de Rupert Murdoch, que incluye el Times y The Sun. Según Bill Hagerty, editor del British Journalism Review, “una cosa es el periodismo de investigación y otra la búsqueda desesperada de exclusivas. La BBC ha ido demasiado lejos en esa dirección”. Su director general, Greg Dyke, ha reconocido errores importantes en la información sobre Irak, especialmente el que Andrew Gilligan, el periodista que conversó con Kelly, no contrastara los datos, a pesar de lo cual fueron transmitidos el 23 de mayo citando fuentes anónimas. Sin embargo, ante el juez Hutton ratificó la validez esencial de la noticia: que el gobierno exageró el peligro y que eso había provocado malestar en los servicios secretos.

¿Dónde están las armas?

Es una conclusión difícil de refutar. En un artículo publicado en el Wa shington Post, el secretario de Estado americano, Colin Powell, sostiene que los hallazgos provisionales del Iraq Survey Group, la comisión de investigadores norteamericanos sobre las armas de destrucción masiva (ADM) iraquíes dirigida por David Kay, demuestran que los proyectos armamentísticos de Sadam Husein se habían extendido durante dos décadas y que tenían toda la intención de continuar a pesar de la presencia de los inspectores de la ONU y que por ello la guerra estaba plenamente justificada.

Pero las interpretaciones menos parciales destacan que lo más relevante es precisamente lo contrario: los inspectores de las fuerzas ocupantes, sin ninguno de los impedimentos que tuvo que afrontar el equipo de la ONU dirigido por Hans Blix, no han encontrado ningún indicio de agentes químicos, biológicos, ni laboratorios de armas o sistemas de lanzamiento que representaran la amenaza inminente que Washington y Londres esgrimieron para emprender la invasión de Irak. La intención de adquirirlas no implicaba la producción de esas armas; en todo caso, su ausencia demostraba que la estrategia de contención de la ONU había tenido éxito.

Según el informe preliminar de Kay, la capacidad de producción en gran escala de ADM de Irak fue “reducida, si no enteramente destruida” durante la primera guerra del Golfo, los bombardeos de 1998 y los trece años de inspecciones y sanciones de la ONU. Powell subraya que se deben esperar nuevos descubrimientos reveladores en los próximos meses. Sin embargo, uno de los miembros de la Comisión de Industrialización Iraquí ha declarado a Time que EE UU va a gastar en vano su tiempo y su dinero: “Ya les hemos dicho todo lo que sabíamos. No hay nada más que decir ni que encontrar”.

Los principales interrogantes permanecen: ¿por qué si las pruebas que manejaban los servicios de inteligencia de EE UU y Reino Unido eran tan endebles, sus gobiernos sostuvieron en ellas toda su campaña de convencimiento? ¿Fue un fallo generalizado de la CIA y del MI5, o fueron los políticos quienes exageraron indicios poco concluyentes para justificar una decisión ya tomada de antemano? Hoy todo indica que el régimen de Sadam Husein era potencialmente peligroso –el Iraq Survey Group ha encontrado evidencias de que Irak pagó diez millones de dólares en 2001 a Corea del Norte para comprar tecnología de misiles, que no fue entregada– pero que no representaba una amenaza inmediata para la seguridad de los países de la coalición.

La cuestión no podrá dejarse pendiente al juicio de la historia que, supuestamente, como dijo Blair ante una sesión de ambas cámaras del Congreso de EE UU, “perdonará” la guerra debido a los justos propósitos por los que fue emprendida. Una posguerra más larga y dura de lo que pensaron hará inevitable que se formen comisiones de investigación parlamentarias que podrían obligar a sus gobiernos a desclasificar documentos de inteligencia incómodos para sus intereses.

Lo que parece irreparable, incluso si se encontraran algunas de las armas, es el descrédito en el que han caído los que se supone son los mejores servicios secretos del mundo: según el comité supervisor de los Servicios de Inteligencia del Congreso de EE UU, la información que les fue entregada por sus agencias estaba “desfasada” o era “circunstancial o fragmentaria”. En Reino Unido, sir Peter Jean, antiguo embajador en Brasil, ha escrito un corrosivo artículo en The Guardian en el que señala que todo el sistema de inteligencia británico es propenso a producir información “inadecuada y poco fiable” y a hacer “evaluaciones distorsionadas”, subrayando que la innecesaria áurea de misterio y peligro que rodea a sus funciones evita que se les apliquen criterios de control normales y rigurosos.

En efecto, el informe de inteligencia hecho público por el gobierno de Londres el pasado febrero había sido transcrito en gran parte –errores ortográficos incluidos– de la tesis de doctorado de 1991 de un estudiante californiano que la había publicado en Internet, a pesar de lo cual Colin Powell lo elogió ante el Consejo de Seguridad y Bush lo citó en su discurso sobre el estado de la Unión. Esa sobrestimación de los servicios secretos británicos podría obedecer al “síndrome de Ian Fleming”, creador del agente 007, uno de los símbolos de la nostalgia del imperio británico, cuando en realidad los hechos habría convenido mostrarse más discretos sobre sus capacidades reales.

La insistencia actual de Bush y Blair sobre la naturaleza criminal del régimen de Sadam parece ser una velada resignación ante esa falta de pruebas. Pero según el Derecho internacional y la carta de la ONU es ilegal invadir un país para derrocar a su gobierno; una guerra sólo está justificada en defensa propia. Según los jueces del proceso de Nuremberg en 1946: “Iniciar una guerra de agresión no es sólo un crimen; es el crimen internacional supremo”. Países como Corea del Norte estaban –y están– más adelantados en el desarrollo de armas nucleares, pero Sadam Husein representaba un caso excepcional: ningún otro dictador había empleado armas químicas contra sus vecinos y su propio pueblo y nadie había violado tantas resoluciones de la ONU sobre desarme. Sin embargo, el fiscal general de Reino Unido destacó antes de la guerra que la única base legal para ella sólo podía fundamentarse en el desmantelamiento de las armas que no se han podido encontrar.

En febrero de 2001, Powell declaró ante unos periodistas durante un viaje a Egipto que Sadam no había desarrollado ninguna capacidad armamentística que le permitiera amenazar a sus países vecinos y que se había convertido en algo parecido a “un dolor de muelas, algo molesto, pero con lo que se puede convivir”. Los atentados del 11-S cambiaron radicalmente esa actitud en Washington: los “halcones” de la administración Bush vieron la oportunidad que habían estado esperando de ajustar finalmente las cuentas con el dictador de Bagdad, y Blair se convenció de que Reino Unido no podría quedarse al margen de la carrera hacia la guerra de la superpotencia sin que las relaciones transatlánticas sufrieran un grave deterioro.

El problema de las buenas intenciones

Ni siquiera Blix puso en duda la sinceridad de Blair sobre la amenaza que representaba Sadam. Incluso muchos de los que creen que se equivocó en Irak admiten que actuó en coherencia con sus principios y en el convencimiento de que las pruebas con las que contaba eran fiables. Los diarios del líder laborista Paddy Ashdown revelan la obsesión de Blair con las armas de Sadam desde 1997; el 11-S únicamente reforzó su convicción sobre el peligro que supondría una eventual alianza entre organizaciones terroristas y Estados delincuentes en posesión de ADM. En su comparecencia ante lord Hutton, declaró que si hubiera creído que su gobierno había mentido, como alegaba la BBC, habría dimitido.

Pero la línea roja que separa la mentira de las medias verdades y las buenas intenciones de los métodos inescrupulosos es extremadamente delgada en este caso y parece poder estirarse hasta extremos insólitos. Alastair Campbell, el spinmeister por excelencia de Blair como director de comunicación de Downing Street, se lamentaba en uno de los correos electrónicos sacados a la luz por la comisión Hutton, de que el informe de inteligencia que iba a hacerse público en septiembre de 2002 no demostraba con bastante fuerza “una amenaza, y mucho menos que fuera inminente”.

Sin embargo, en el preámbulo de su publicación, en un hecho sin precedentes pero justificado por la necesidad de ganar la batalla de la propaganda, Blair describió la amenaza de Irak como “grave y real”, dos adjetivos que suponen un juicio de valor categórico sobre indicios meramente especulativos en el mejor de los casos. En el texto mismo del informe figuraba la polémica aseveración de que las armas no convencionales de Irak podían desplegarse en 45 minutos.

El jefe del MI6 (contraespionaje británico), Richard Dearlove, admitió ante lord Hutton que se había hecho una “mala interpretación” de esa frase; es decir, la que le interesaba al gobierno: las armas a las que se referiría el informe eran susceptibles de utilizarse con esa prontitud en el campo de batalla, pero de ninguna manera eran misiles balísticos de largo alcance capaces de llegar hasta las islas británicas, pero el gobierno no hizo nada para despejar esa confusión.

Campbell, un secretario de prensa de inusual poder, al punto que asistía a los consejos de ministros y se le consideraba la eminencia gris del gobierno por su reputación como manipulador de la prensa, insistió en la necesidad de que muchos de los adjetivos y términos con los que los espías se cubrían las espaldas –matizando cuidadosamente el carácter tentativo de sus juicios– fueran “ajustados” para que sonaran menos condicionales.

En otra de sus anotaciones, dice que él y el secretario de Defensa, Geoff Hoon, estaban de acuerdo en que identificar a Kelly como la fuente de la BBC molestaría mucho a Gilligan, que aseguró que el informe había sido “adornado” por Downing Street. En todo el proceso, Blair aparece recomendando cautela a sus colaboradores, pero él mismo aprobó que se hiciera público el nombre de Kelly: para un gobierno obsesionado con su imagen, cualquiera que le amenazara debía ser derrotado, incluso destruido.

En Washington y Londres las historias transcurren al mismo tiempo: en el caso de los tubos de aluminio que Bush dijo que podían servir para enriquecer uranio –algo que la Agencia Internacional de Energía Atómica desestimó–, Powell admitió que entre las dos interpretaciones posibles de la evidencia, la administración optó por la más siniestra. Del mismo modo, la revelación, presumiblemente por parte del entorno de la Casa Blanca, de que la esposa del embajador Joseph Wilson, que publicó un artículo en el New York Times que refutaba muchas de las alegaciones de la administración
sobre el uranio que Irak habría adquirido en Níger, era en realidad una espía encubierta de la CIA, un acto de venganza contra Wilson, tiene una estrecha semejanza con el caso Kelly. En ambos casos se enviaba un claro mensaje intimidatorio a cualquier funcionario que se pudiese sentir tentado a hablar indiscretamente con periodistas.

El Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico ha concluido que los servicios secretos no se vieron sometidos a una indebida presión política que comprometiera su imparcialidad, pero que el gobierno no había reflejado el nivel de incertidumbre que tenía sobre la producción de armas químicas y biológicas iraquíes y que había subestimado el efecto disuasivo que tenía sobre el régimen de Sadam la presencia de los inspectores de la ONU. Criticó además la supresión por el gobierno en el informe de septiembre de 2002 de una frase que hacía alusión a la imposibilidad de que Irak lanzara un ataque masivo contra Reino Unido.

Según las actas del Joint Intelligence Committee (JIC), el organismo que establece la agenda de los servicios secretos británicos, su presidente, John Scarlett, había insistido en que para ser eficaz, ese informe debía ser un trabajo exclusivo de las agencias de inteligencia y que nada debía aparecer en él a menos que el JIC lo suscribiera por completo. Ante esa acumulación de pruebas sobre la manipulación de las informaciones de inteligencia por el gobierno de Blair, el ex ministro de Asuntos Exteriores de John Major, Malcolm Rifkind, ha advertido que la utilidad de los servicios secretos depende de que no se conviertan en “un brazo del gobierno”.

La ‘relación especial’

Robin Cook ha ido incluso más allá: en un libro de próxima publicación basado en sus diarios personales revela que Blair le dijo dos semanas antes de que comenzara la invasión, que Irak no tenía ADM que pudiesen ser desplegadas rápidamente debido a los esfuerzos que Sadam había invertido en ocultarlas. La conclusión de Cook es inequívoca: si esas armas no podían utilizarse contra objetivos civiles distantes, no eran realmente de destrucción masiva. “¿Si Downing Street no creía que Sadam podía utilizar esas armas en el campo de batalla, qué tipo de amenaza creía que representaba? Estoy seguro de que la verdadera razón por la que Blair decidió ir a la guerra fue porque le era más fácil resistirse a la opinión pública británica que a la influencia del presidente de EE UU”.

Un año antes, Blair había dicho a su gabinete, cuando todavía Cook estaba al frente del Foreign Office: “Debemos mantenernos al lado de EE UU. Si no lo hacemos, perderemos la influencia que tenemos sobre sus actos”. El pasado 2 de julio, el director adjunto del JIC, sir John Walter, escribió un memorándum de carácter confidencial a los miembros del Parlamento en el que les decía que el compromiso con la guerra se había adoptado hacía un año y que a partir de entonces “todo el proceso que se siguió a base de razones, como el humanitarismo, moralidad, cambio de régimen, terrorismo y, finalmente, inminentes ataques con ADM, no ha sido otra cosa que fuego de cobertura”.

Toda la estrategia del gobierno debía subordinarse a la necesidad suprema de mantenerse al lado de Washington, incluso al precio de minar la declarada vocación británica de servir como puente entre EE UU y la Unión Europea. Ésa fue la premisa de la que se derivó todo lo demás y en la que Blair invirtió su capital político y credibilidad personal. Para Timothy Garton Ash, se trata de una decisión legítima y estratégicamente defendible: a Reino Unido permanecer junto a EEUU le beneficia a largo plazo y a todo el mundo –y especialmente a Europa– le interesa que Londres, y en particular a un internacionalista liberal como Blair, equilibre el peso de la camarilla de neoconservadores unilateralistas de la administración Bush.

De hecho, Blair obtuvo algunos frutos de su esfuerzo, como fue que Bush no renunciara a las vías que la ONU le proporcionaba, algo que difícilmente podría haber conseguido por otros modos que no fuera la persuasión. El regreso de los inspectores a Irak fue un resultado indudable de esa estrategia. Blair se sentía animado –quizá demasiado– por sus éxitos anteriores, especialmente en la guerra de Kosovo, donde se consagró como el campeón del intervencionismo humanitario, sin que debieran importar los riesgos y los costes, incluso sin la sanción de la ONU.

Blair estableció a partir de esas experiencias una doctrina de política exterior basada en la necesidad de usar la fuerza si era factible y había una sólida justificación ética, como para prevenir una limpieza étnica (Kosovo), detener una sangrienta guerra civil (Sierra Leona) o derrocar un régimen cómplice del terrorismo (Afganistán). “Ésta es una batalla entre el bien y el mal” dijo a The Sun en abril de 1999, con un tono que recordaba más a J.R. Tolkien o William Blake que a Winston Churchill. Su creencia de que había sido vindicado en Kosovo y Afganistán le convenció de que podía obtener
los mismos resultados en Irak.

En su libro Blair’s wars, John Kampfner sostiene que las “cinco guerras” de Blair fueron fundamentalmente personales: de no haber sido por su decidido liderazgo, Reino Unido se habría mantenido al margen. Pero Peter Riddell, comentarista político del Times de Londres, en su libro Hug them close: Blair, Clinton, Bush and the special relationship, discrepa de esa tesis: Blair –escribe– sólo habría continuado una larga tradición mantenida por primeros ministros laboristas y conservadores de anteponer sus relaciones transatlánticas a las europeas, para no poner en peligro su papel de interlocutor y aliado privilegiado de Washington, sobre todo en asuntos de defensa e inteligencia.

Incluso el antiguo primer ministro británico, Harold Wilson, a pesar de haberse negado a enviar tropas a Vietnam, dio un fuerte apoyo diplomático a EE UU en esa guerra. Riddell cree que una vez que Blair se convenció de que Bush iría a una confrontación final con Sadam, decidió que el interés supremo de Reino Unido exigía que no lo hiciera en solitario. Secundar a Francia y Alemania en su oposición a EE UU en Irak, era simplemente inconcebible, entre otras cosas porque el apoyo de EE UU es vital para las operaciones de los submarinos británicos Trident y su sistema de vigilancia por satélite. Ni siquiera, sostiene Riddell, hubiese sido viable para Londres una política de neutralidad o de mero apoyo diplomático.

Pero Blair no tuvo éxito –quizá por sobrestimar sus dotes de persuasión– en asegurarse el apoyo del eje franco-alemán y tampoco pudo obtener una resolución del Consejo de Seguridad que hubiera dado cobertura diplomática a la invasión. Y cuando se ganó la guerra, no pudo convencer a Bush de la necesidad de dar a la ONU el papel central requerido para obtener ayuda de otros países en la reconstrucción de Irak. Cuando tras la serie de atentados del pasado verano en Irak, la administración decidió dar marcha atrás y regresar a la ONU, ya era demasiado tarde para recuperar la confianza de la comunidad internacional, reacia a colaborar, a través de su ayuda en Irak, a la reelección de uno de los presidentes de EE UU más impopulares de las últimas décadas, según reflejan las encuestas globales del Pew Research Center. Fue una cadena de graves errores de apreciación que se tradujeron en una derrota para la diplomacia británica.

Enfrentado a esas adversidades, Blair comenzó a hablar cada vez más en términos providenciales, insistiendo en que la historia le justificaría, presumiblemente porque antepone la rectitud moral a los cínicos cálculos de la Realpolitik. Aunque para un presidente de EE UU es normal citar a Dios en sus discursos (incluso Clinton lo hacía), Blair es un caso atípico entre los políticos británicos: es el primer ministro abiertamente más religioso desde William Gladstone, que dejó Downing Street en 1894.

Incluso tuvo el cuidado de pedir una audiencia al Papa antes de la guerra para explicarle su posición al respecto, a pesar de que él mismo no es católico y de que Karol Wojtyla se opuso a la invasión, negando los fundamentos morales de una guerra preventiva. El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, primado de la Iglesia anglicana que Blair nombró por su reputación intelectual, mantuvo la misma posición que el Vaticano. Aunque Blair dijo que el bien moral que supondría derribar un régimen como el de Sadam le permitía actuar con la “conciencia tranquila”, Rowan cuestionó la “legitimidad moral de la guerra porque causaría mayores males de los que podía evitar”.


Roy Jenkins, el ilustre biógrafo de Gladstone y Churchill, comentó en septiembre de 2002 sobre la personalidad de Blair: “Mi opinión es que el primer ministro, lejos de carecer de convicciones, bien al contrario, tiene demasiadas, especialmente en relación al mundo exterior a Reino Unido. Es demasiado maniqueo para mi gusto; ve las cuestiones en términos carentes de matices, en blanco y negro, del bien contra el mal, enfrentándolos continuamente, con la consecuente creencia de que si el mal es derrotado, inevitablemente surgirá el bien”. Quizá ésa sea la razón que explica la excelente relación personal entre Bush y Blair.

Pero al actuar de ese modo, Blair se comporta más de acuerdo con la máxima maquiavélica de que cuando no hay tribunal al que reclamar, se juzga a los príncipes por los resultados: “Y que hagan lo necesario para vencer, así serán considerados honrados y serán alabados por todos”. Al anteponer la razón de Estado sobre el respeto debido a los medios utilizados para conseguir un fin, el primer ministro dio un ejemplo muy ilustrativo de la contradicción que alimenta la secular historia del conflicto entre moral y política: un acto ilícito en moral puede ser considerado y apreciado como lícito en política. En palabras de Carlos Marx: “La honestidad política no es otra cosa que la capacidad política”, es decir, la virtud de Maquiavelo que, como se sabe, no guarda relación alguna con la virtud de la que se habla en los tratados morales.

En la Paz perpetua, Kant sostiene que el político moral es el que no subordina la moral a las exigencias de la política, sino que interpreta los principios de la prudencia política haciéndolos consistentes con la moral. Como señaló el secretario general de la ONU, Kofi Annan, ante la Asamblea General el pasado septiembre, lo sucedido en Irak podría sentar precedentes que tendrían como consecuencia la proliferación del uso unilateral de la fuerza, lo cual implicaría un maquiavelismo vulgar, en cuya virtud el mal que se hace se hace bien y el bien que se hace se hace mal.
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Mar 21 2018, 08:16 PM
Publicado: #6064


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



Cristina Cifuentes obtuvo su título de máster en una universidad pública con notas falsificadas


Se matriculó en 2011/2012 en el Máster en Derecho Autonómico de la universidad pública Rey Juan Carlos, financiada por la Comunidad de Madrid, y le quedaron pendientes dos asignaturas

La intranet de gestión de alumnos revela que una funcionaria de otro campus entró en el sistema en 2014 y cambió los dos "No Presentado" a "Notable" dejando rastro

La funcionaria dice que si lo cambió es porque se lo ordenó un profesor. La Universidad sigue investigando. Cifuentes defiende que todo es legal y que aprobó porque se examinó de nuevo en 2014, aunque no hay rastro en los registros

La URJC ha achacado todo a un error administrativo a la hora de traspasar las notas que se descubrió al pedir Cifuentes su título



Por Raquel Ejerique
21 mar 2018 06:50

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, presume en su web de tener cursados dos máster, uno de ellos "en Derecho Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos" de Madrid. Tal y como demuestra eldiario.es con documentación de la propia universidad pública, a Cifuentes, entonces delegada de Gobierno en Madrid, le cambiaron la nota de "No presentado" a "Notable" dos años después de matricularse y sin mediar nueva matrícula. Lo hizo una funcionaria que no trabajaba en el servicio de posgrado ni siquiera en el mismo campus donde se impartía.


Tras ofrecer explicaciones vagas antes de la publicación del artículo y ante el revuelo que ha levantado el caso, la universidad ha desplegado este miércoles al rector, Pablo Ramos, al director del curso, Enrique Álvarez y al profesor implicado Pablo Chica para achacar todo el problema a un error administrativo: se transcribieron mal las calificaciones reales.


La política del PP se matriculó en este máster en el curso 2011/2012 y pagó los correspondientes 1.586,39 euros, como ha confirmado eldiario.es. Según su expediente de notas, al que ha tenido acceso este medio, aprobó todo ese mismo curso.

Sin embargo, un pantallazo del sistema de gestión de alumnos de la URJC ( aquí puedes ver el documento ampliado) revela otra cosa. En 2011-12 aparecían como "No presentado" o "-", que es lo mismo, dos materias: 'La financiación de las comunidades autónomas' y el 'Trabajo Fin de Máster'.

La explicación está en ese mismo pantallazo. En 2014, dos años después de la matrícula oficial, el usuario que corresponde a la funcionaria Amalia Calonge entra en el sistema informático y cambia la nota de "No presentado" a sendos notables, concretamente 7,5, dejando rastro en el sistema. Días después de sus notables, Cifuentes paga el título y cuando va a recogerlo se hace una sonriente foto con la funcionaria Calonge, una imagen que estaba en el perfil de whatsapp de esta última hasta este martes por la tarde. Esas dos asignaturas suman 27 créditos (24 el trabajo y 3 créditos la asignatura) de un total de 60 que tiene el máster, es decir, suponen casi la mitad del posgrado.

En el registro se ve que Calonge está cambiando en el año 2014 las notas de 2011. En la columna de la izquierda se aprecia que la modificación se está produciendo para las calificaciones del año académico 2011-12 (bajo el epígrafe ANY_ANYACA). Ni la universidad, ni la funcionaria ni el profesor han explicado por qué.

Curiosamente, fuentes de Presidencia de la Comunidad de Madrid confirman que, efectivamente, se dejó "2 ó 3 asignaturas" como dice el sistema interno, pero que las aprobó en 2014, aunque no explican por qué entonces sus notas del expediente académico oficial dicen que las aprobó todas en 2011-12.

La única manera en la que podría ser factible que Cifuentes apruebe dos años después como ella defiende, es si se hubiera matriculado de nuevo, como marca la ley, pero según el historial de Cifuentes en el registro de administración de la URJC, no se matriculó de nada ese año, como ha podido confirmar eldiario.es

El único pago que aparece en 2014 de la alumna Cristina Cifuentes son 176,27 euros, lo que cuesta retirar el título, un pago que hizo 15 días después de esos 'notables fantasma'. Preguntadas por cómo sacó dos notables en 2014 sin mediar matrícula, fuentes de Presidencia se aferran a que las abonó y que aprobó ese año lo que le faltaba: "Pagó para volverse a presentar, debe de haber un error". ¿Lo ha confirmado la presidenta de Madrid, pagó en 2014 y se examinó de nuevo de dos asignaturas? "No confirmo que fuera en 2014, no se acuerda del hecho de haber pagado o no, pero pagó y se sacó las asignaturas que le faltaban y que no había aprobado en primera instancia". La realidad es que no hay ningún registro de pago de matrículas o examen en 2014 por parte de Cristina Cifuentes. Todo lo aprobó y pagó en el curso 2011-2012, como revela la documentación oficial a la que ha tenido acceso eldiario.es.



Por otra parte, según la propia normativa de la universidad, "para poder realizar la defensa del Trabajo Fin de Máster el alumno tendrá que haber superado el resto de las asignaturas del Máster, para lo que deberá entregar la justificación correspondiente". Según el expediente académico de Cifuentes, entre la calificación de la asignatura que le quedaba pendiente y la calificación del Trabajo Fin de Máster pasa un minuto, lo que tarda el usuario Calonge en cambiar las notas. Tiempo insuficiente para presentar un justificante, preparar un trabajo y defenderlo en público.


Por qué le cambiaron esas calificaciones dos años después es un misterio y ante qué comisión presentó su trabajo y con qué tutor, también. La universidad tampoco lo ha logrado explicar de momento. Fuentes cercanas a Cifuentes dicen que lo explicarán todo este miércoles con documentación.

Amalia Calonge, como ella misma confirma por teléfono a eldiario.es, no tenía en 2014 ninguna responsabilidad sobre los máster de la URJC, una universidad pública que depende de la financiación de la propia Comunidad de Madrid. En ese momento trabajaba en otro campus, en Móstoles (hoy es jefa en el Rectorado): "Yo no hago ni una sola rectificación de nada si no me lo ha pedido un profesor por escrito", y añade que no puede dar ninguna explicación más "porque es información amparada en la Ley de Protección de Datos".



¿Quién le pidió que cambiara la nota de un alumno de otro campus y otro departamento dos años después de la matrícula para cambiar dos "no presentado"? No se acuerda. "En aquel entonces era habitual que se hicieran matrículas y gestiones aunque fueran de otro campus, ahora ya no", zanja, sin dar más información. Preguntada sobre si es amiga de la presidenta y por su foto con ella, prefiere no responder. Desde el entorno de Cifuentes aseguran que no la conoce de nada.

El profesor en una de las asignaturas que aparece con Notable en 2014 fue Pablo Chico de la Cámara. eldiario.es le ha preguntado telefónicamente por esta célebre alumna, si fue a clase y por qué se le cambió la nota dos años después. No niega nada y se limita a decir que "es una información reservada, me remito a las autoridades de la universidad". Tampoco contesta si normalmente cambia las notas a alumnos con dos años de diferencia y sin que se matriculen de nuevo. "Me remito a lo que digan las autoridades".

El otro notable fantasma, el Trabajo Fin de Máster, supone casi la mitad de créditos (24), para el que hay que tener un tutor y que se expone en público ante una comisión evaluadora, como dice la normativa de la URJC. Tampoco nadie en la universidad da un nombre ni ante quién se presentó.

Sorpresa por el cambio de notas

José María Álvarez Monzonzillo, vicerrector de tercer grado de la URJC, al ser cuestionado por eldiario.es se mostró sorprendido respecto al cambio de notas: "No sé ni quién es Amalia Calonge. ¿Pero es profesora? Si no es profesora no lo puede cambiar", aunque en una llamada posterior matiza que hace unos años una funcionaria de otro campus sí podía cambiar notas, y que por eso puede aparecer cambiado por ella.

Monzonzillo cuenta que ha hecho varias gestiones para averiguar el nombre del profesor de la asignatura, el tutor del trabajo y ante qué comisión se presentó públicamente Cristina Cifuentes a defender su proyecto. Monzonzillo tuvo poco éxito durante todo el martes. La sexta universidad madrileña no logró averiguarlo y remitió explicaciones vagas sobre lo que pudo pasar. Una vez ha estallado el caso –y con radios, televisiones y periódicos insistiendo en obtener respuestas más convincentes– el Rectorado ha optado por convocar una comparecencia pública para, ahora sí, asegurar que todo ha sido un fallo en aras de la "transparencia", ha dicho el rector Ramos.

Fuentes jurídicas consultadas apuntan a que, si se confirma que ha habido un cambio de expediente ilegal, podríamos estar ante una presunta falsificación en documento público, regulada por el artículo 390 del código penal y que prevé penas de tres a seis años de cárcel para el funcionario que cometa la falsedad.

Desde el punto de vista académico, la URJC prevé sanciones por la "utilización de medios fraudulentos, con el fin de obtener resultados no merecidos en pruebas de evaluación, que conlleven la colaboración de agentes externos", según su reglamento disciplinario y lo considera una falta grave.

Este escándalo se suma a otro en la familia de Cifuentes: su hermana, Margarita Cifuentes es desde el 2016 profesora visitante en la misma universidad pública pese a que no cumple ninguno de los requisitos de la LOU, el convenio y los estatutos de la URJC. La hermana de la presidenta de Madrid fue personal de administración hasta que el exrector Fernando Suárez le hizo un contrato reservado a profesores de reconocido prestigio. Le dirigió personalmente la tesis y después la contrató como profesora haciendo uso de esa figura discrecional, que evita los concursos y controles.



https://m.eldiario.es/sociedad/Cifuentes-ob..._752075026.html
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Mar 28 2018, 03:16 PM
Publicado: #6065


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502






Cifuentes dice que se examinó el día que el departamento de su máster inauguraba un curso a 50 kilómetros

El 2 de julio, fecha ofrecida por la Universidad como día de lectura del trabajo, Cifuentes estaba a cargo del dispositivo de seguridad por la celebración de la Eurocopa

Ese día también se celebraba uno de los actos más importantes del Departamento de Derecho: los cursos de verano en Aranjuez, con el catedrático Álvarez Conde a la cabeza

Según el reglamento para la presentación del TFM, el orden y el horario de lecturas es fijado por el tribunal y debe exponerse públicamente "con antelación suficiente, que no podrá ser inferior a 10 días"

Por Raúl Rejón
27 mar 201820:43

A la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, le debió costar defender su trabajo de fin de máster el 2 de julio de 2012, fecha que figura en la supuesta acta proporcionada por su equipo y, en concreto, a las 15.45 horas, como informó su portavoz a eldiario.es. Ese día no solo debía estar a la cabeza del dispositivo policial por la celebración de la Eurocopa ganada por España (en aquellas fechas Cifuentes era Delegada del Gobierno en Madrid), sino que el departamento que impartía el máster celebraba su día grande del año: se inauguraban los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos en la localidad de Aranjuez.

En la fecha ofrecida como jornada para la lectura del trabajo, el catedrático Álvarez Conde, tutor de Cifuentes y presentado como director del curso, tenía una cita con la apertura de los cursos estivales de la Fundación de la universidad. Y no era a la vuelta de la esquina, sino en el Real Sitio de Aranjuez. A 50 kilómetros del campus de la Rey Juan Carlos, Vicálvaro, donde supuestamente se celebró la lectura.


Álvarez Conde tenía que hablar sobre la Constitución de 1812 en la jornada inaugural del seminario. Un día señalado para el departamento a cargo del máster de Cifuentes que arrancaba con el entonces rector de la propia Universidad, Pedro González Trevijano. Allí se dio cita casi toda la Universidad, ya que es una de las fechas más señaladas, junto con la apertura del año académico.

La intervención de Álvarez Conde se titulaba Cádiz, la Constitución mito y estaba anunciada a las 11.00. La sesión incluía también otras ponencias y un debate a las 13.00 en la primera jornada de esta cita universitaria anual de gran relevancia para el ámbito académico. No en vano, en el cartel de aquel año figuraba la vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría e intervinieron en distintas disciplinas el entonces ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo y el antiguo fiscal general de Estado Eduardo Torres-Dulce.

Al mismo tiempo, Cristina Cifuentes, entonces delegada del Gobierno, tenía que compatibilizar el gran dispositivo policial a su cargo con la defensa de su TFM. El despliegue de seguridad se daba con motivo de la llegada y celebración del título europeo de fútbol. La selección española llegaba a Madrid a las 15.00, minutos antes de su supuesta lectura del trabajo. Después, el combinado nacional tenía previsto visitar el palacio de la Zarzuela sobre las 17.00, para después trasladarse a la rúa por las calles de Madrid, donde se reunieron cientos de miles de personas.

Asi que, según las escasas explicaciones oficiales, entre los preparativos y supervisión de sus funciones como coordinadora de la seguridad ciudadana, Cifuentes encontró un rato para acercarse al campus de Vicálvaro de la URJC a leer su trabajo ante una comisión evaluadora.

Además, los doctores universitarios hallaron tiempo para compatibilizar el curso en Aranjuez y el examen en Madrid a las 15.45. Al campus tuvo que llegar, el tribunal evaluador compuesto, según explico la Universidad, por Cecilia Rosado, Clara Souto y Alicia López de los Mozos. Tres profesoras vinculadas con la URJC y al Instituto de Derecho Público que dirige Álvarez Conde: una comisión que no contaba con un profesor de otra institución ni con un experto profesional externo (para garantizar independencia) que marca el reglamento. Un tribunal, de acuerdo con la composición explicada por ese organismo, cuyas tres miembros se hicieron doctoras bajo la supervisión del catedrático.

La versión de la presidenta también ha incluido que daba tiempo a ir, leer y regresar a sus cometidos. Esa parte encuentra cierto acomodo, ya que la normativa da 15 minutos como máximo para leer el trabajo (más las preguntas de la comisión).

Acto muy reglamentado

El trabajo fin de máster no se puede hacer ni convocar de cualquier modo, aunque las agendas sean tan apretadas. El reglamento que regía cuando Cifuentes estaba matriculada indica que el director del máster convoca a la "comisión de evaluación" (el tribunal) cuando recibe las autorizaciones de lectura. Además "el orden y el horario de exposición de las presentaciones de los trabajos será fijado y anunciado por la Comisión de Evaluación públicamente con antelación suficiente que no podrá ser inferior a 10 días". Un listado en el que se incluyen los alumnos, títulos de los trabajos, el día, la hora y el lugar concretos de la presentación.


Tan reglado está el proceso que, de hecho, ese documento señalaba que tenía que realizarse una evaluación previa del TFM por parte del tribunal. "Antes de la fecha establecida para la presentación y defensa del trabajo el tribunal de evaluación efectuará un informe de valoración sobre el trabajo".


https://m.eldiario.es/sociedad/julio_0_754175260.html
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Mar 29 2018, 11:11 AM
Publicado: #6066


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



Elecciones y gas natural, las razones de la Operación Sinaí

Política Exterior
VICTORIA SILVA



El 9 de febrero el gobierno de Egipto lanzó una campaña militar contra los distintos grupos armados, y en concreto la filial del Estado Islámico, Ansar Bayt al-Maqdis (ABM), que desde hace años han puesto en jaque a las fuerzas de seguridad egipcias en el Sinaí. La Operación Sinaí, según las autoridades, tiene el propósito de “acabar con el terrorismo” así como luchar contra otra criminalidad que afecta a Egipto.

Hasta la fecha, han muerto 121 militantes y 18 militares, mientras que otros 25 efectivos de las fuerzas armadas han resultado heridos. En total, han sido arrestados más de 2.800 sospechosos, muchos de los cuales han sido posteriormente liberados. Se han destruido más de 2.200 almacenes y escondites, así como 44 vehículos, seis túneles y se han desactivado más de 550 artefactos explosivos, según información difundida por el portavoz de las fuerzas armadas egipcias, Tamer al-Rifai.

Desde 2011, distintos grupos armados, con ABM a la cabeza, han llevado a cabo numerosos ataques contra las fuerzas militares pero también contra civiles, causando cuantiosas pérdidas humanas. Una búsqueda en la base de datos de Terrorismo Global (START) de los ataques registrados en Egipto entre 2011 y 2016 arroja 1.676 resultados. Aunque en muchos casos la autoría no está clara, la mayor parte de ellos han sido adjudicados a ABM y están localizados en la región del norte del Sinaí, en las áreas de El-Arish, Rafah y Sheikh Zuweid, en su inmensa mayoría. En esta búsqueda no figuran los más sangrientos atentados cometidos contra objetivos civiles, como el ataque a una iglesia copta en El Cairo el domingo de ramos de abril de 2017, que dejó 40 muertos, o el ataque a la mezquita de Bir Al Abed, en el norte del Sinaí, en noviembre de 2017, que acabó con la vida de 235 personas. Sin embargo, sí está el avión de pasajeros ruso que explotó en el aire cuando sobrevolaba el Sinaí en octubre de 2015, y en el que murieron todos los pasajeros y tripulantes.

 

Al-Sisi se pone serio



¿Por qué ha decidido ahora Abdel Fatah al-Sisi lanzar esta operación? Dos principales razones explican la premura decisión de las autoridades egipcias en abordar finalmente la situación de seguridad en la península del Sinaí: las elecciones que se celebran entre el 26 y el 28 de marzo y la exploración del gas natural en la costa egipcia.


No hay dudas sobre el resultado de las elecciones presidenciales en Egipto: Al-Sisi saldrá reelegido con casi el total de los votos emitidos después de que los posibles rivales en la carrera presidencial se hayan retirado y tan solo Musa Mustafá Musa, que apoya al régimen, sea el único rival del actual presidente. Sin embargo, la legitimidad de Al-Sisi se encuentra en cuestión por los mismos motivos que llevaron a los egipcios a las calles en enero de 2011; entre ellos, la violencia del régimen, la desastrosa situación económica, a los que se suma ahora el terrorismo. Acabar con la amenaza armada puede dar un balón de oxígeno al presidente, aunque no mejore ostensiblemente su popularidad entre la población.


La otra razón es el gas natural. En 2012 fue descubierto en aguas territoriales egipcias el mayor yacimiento de gas natural del Mediterráneo. El yacimiento Zohr tiene una capacidad de 850.000 millones de metros cúbicos y, para numerosos analistas, podría ser la solución a los problemas energéticos del país. El elevado crecimiento demográfico d Egipto ha provocado una creciente demanda energética en las últimas décadas que ha convertido al país en importador de energía. El descubrimiento del yacimiento Zohr podría situar a Egipto en el foco de una nueva red regional de exportación de gas natural.


Sin embargo, y pese a contar con infraestructura para la producción y exportación en Idku y Damietta, la explotación de Zohr no ha sido posible hasta enero de este año, debito tanto a impedimentos técnicos y económicos como a razones de seguridad. Zohr y la infraestructura energética egipcia se hallan en el Sinaí, en zonas donde la presencia de grupos armados es importante. Sin ir más lejos, el gaseoducto Árabe, que conecta las terminales egipcias con Jordania a través del golfo de Aqaba, fue repetidamente atacado durante 2011 y 2012, dejándole fuera de servicio hasta la fecha y comprometiendo la seguridad energética jordana. Este gaseoducto y el que conecta dichas terminales con Israel pasan por la ciudad de El-Arish, donde la presencia de grupos armados es muy importante y supone un obstáculo al transporte del gas natural. La reciente firma de un acuerdo por valor de 15.000 millones de dólares para el transporte del gas israelí del yacimiento Leviatán durante los próximos 10 años explica en gran parte el lanzamiento de la operación militar.


Como señala el analistaEmilio Sánchez de Rojas, “la dinámica actual hace pensar que el problema podría estar solucionado en cuestión de años, más que de lustros. No obstante, si no se resuelven las causas profundas de la radicalización y no se integra de forma eficiente el Sinaí con el resto de Egipto, las probabilidades de reemergencia de la violencia son muy altas”. Habrá que ver si la enésima operación en el Sinaí contribuirá de verdad a la seguridad de la región o solo cortará algunas cabezas de las que brotarán otras
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Mar 31 2018, 08:36 AM
Publicado: #6067


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502




La 'teoría de juegos' explica por qué los miembros de la OPEP pueden hacer trampa


Gina Heeb,
Business Insider
27 Mar 2018 07:50h.




•Los miembros de la OPEP tienen un acuerdo para limitar los niveles de producción hasta diciembre.

•Los precios del petróleo están subiendo.

•Cuando los precios son más altos, hay menos incentivos para cooperar con límites de producción.

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se enfrentan a un dilema debido a la subida de precios del petróleo.


Extender los topes de producción significa abrir más espacio en el mercado para competidores no miembros, y gestionar una mayor producción implica bajar los precios. Así que es posible que no elijan ninguna de las dos y la teoría de juegos (un área de las matemáticas que estudia los incentivos) puede explicar el por qué.


"La teoría de juegos sugiere que con precios más altos del petróleo, infringir el acuerdo aumenta los beneficios, lo que significa que el cumplimiento podría caer en 2018", escriben Thomas Pugh y Liam Peach, economistas de Capital Economics, en una nota reciente a sus clientes.


El crudo West Texas se ha mantenido por encima de los 60 dólares el barril (unos 48 euros) la mayor parte de este año, cayendo solo durante una gran ola de ventas en el mercado en febrero. Y a medida que los precios aumentan, la producción no perteneciente a la OPEP crece. Los productores de shale (nombre en inglés con el que se conoce en el sector al petróleo de esquisto) de Estados Unidos alcanzaron en noviembre un récord de producción al bombear más de 10.000 millones de barriles al día.


Para un país individual centrado en maximizar los ingresos, la estrategia dominante suele ser producir todo el petróleo posible. Esto corresponde a lo que los jugadores deben hacer independientemente de lo que hagan los otros jugadores.


Pero cuando todo el mundo amplía la producción, se ejerce una presión a la baja sobre los precios. En la teoría de juegos, este es un ejemplo del "dilema del prisionero". Como todos actúan por interés propio, los jugadores terminan en una situación peor que si colaboraran.


Aquí es donde interviene el plan de la OPEP. Los países miembros — Argelia, Angola, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Gabón, Irán, Iraq, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos— actúan como un único proveedor.


Pero a medida que suben los precios, aparecen más incentivos para que los miembros "hagan trampa" y produzcan más. Debido a que los ingresos marginales son más altos que con precios más bajos, hay una mayor recompensa por el aumento de la producción, incluso saltándose los topes de producción.


Al mismo tiempo, el coste de oportunidad del cumplimiento también se vuelve mayor.


"Reducir la producción para contrarrestar el efecto del aumento de la producción no perteneciente a la OPEP requeriría renunciar a una mayor cantidad de participación de mercado e ingresos", añaden Pugh y Peach.



https://www.businessinsider.es/teoria-juego...r-trampa-197466


Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Apr 2 2018, 01:09 PM
Publicado: #6068


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



Cristina Cifuentes se matriculó en su máster tres meses después de que empezaran las clases

Las clases presenciales arrancaron el jueves 22 de septiembre de 2011, según confirman otros alumnos de ese mismo máster y la propia Universidad

La fecha de emisión de la matrícula de Cifuentes fue el 21 de diciembre de 2011 y se pagó una semana después: el 28 de diciembre

El último plazo legal para matricularse en el curso había expirado tres meses antes: el 18 de septiembre de 2011

Por Ignacio Escolar
01 abr 201822:58

Cristina Cifuentes "fue tratada como cualquier otra alumna de la Universidad" y "no recibió ningún trato de favor", aseguró el supuesto director de su máster, Enrique Álvarez, cuando eldiario.es destapó el escándalo de sus notas falsificadas. Exactamente lo mismo defendió Cifuentes el pasado lunes al anunciar una querella contra eldiario.es. "No hubo desde luego ningún trato de favor", aseguró la presidenta de Madrid. Un nuevo dato les desmiente. La Universidad Rey Juan Carlos permitió que Cristina Cifuentes incumpliese todos los plazos legales en la matrícula de su máster en Derecho Autonómico. Se matriculó a finales de diciembre de 2011, con el curso ya en marcha, cuando el primer trimestre de las clases de este máster ya había terminado y saltándose todos los plazos legales de la propia Universidad.

...........

Se trataba de un título oficial del Ministerio de Educación, otorgado por una de las universidades públicas de Madrid, y que Cifuentes necesitaba para presentar la tesis doctoral. Tal y como impone la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca), en todos los másteres presenciales es obligatoria la asistencia al menos al 80% de las clases. Con un trimestre lectivo menos, este requisito era imposible de cumplir.


https://m.eldiario.es/sociedad/Cristina-Cif..._755924687.html
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Apr 2 2018, 01:13 PM
Publicado: #6069


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



CITA(El fantasma del Blog @ Jul 5 2011, 07:58 PM) *
Primera expedición





PROGRAMA: CGL (Biodiversidad, ciencias de la tierra y cambio global)

SUBPROGRAMA: BOS (Biología de organismos y sistemas)

REFERENCIA: CGL2005-23762-E

Investigador principal: MARTIN SANZ, IGNACIO

TITULO: EXPEDICION CIENTIFICA A LA GRAN CALDERA DE LUBA (GUINEA ECUATORIAL).

Organismo: UNIVERSIDAD POLITECNICA DE MADRID

Centro: ESCUELA UNIVERSITARIA INGENIERIA TEC. FORESTAL. MADRID

Total concedido: 60.000,00



http://www.micinn.es/ciencia/acciones-comp...s/AACC-2005.xls

http://www.boe.es/boe/dias/2005/06/11/pdfs/A20127-20131.pdf








Segunda expedición





CONVOCATORIA: 2006

STATUS: APROBADO

PROGRAMA: CGL

SUBPROGRAMA: BOS

REFERENCIA: CGL2006-27110-E

Investigador Principal: MARTIN SANZ, IGNACIO

TITULO: II EXPEDICION CIENTIFICA A LA CALDERA DE LUBA (GUINEA ECUATORIAL)

ORGANISMO: UNIVERSIDAD POLITECNICA DE MADRID

CENTRO: ESCUELA UNIVERSITARIA INGENIERIA TEC. FORESTAL. MADRID

PROVINCIA CENTRO: MADRID

LOCALIDAD CENTRO: MADRID

TOTAL CONCEDIDO: 50.000,00

AUTONOMIA: MADRID



https://www.micinn.es/ciencia/acciones-comp...lementarias.xls


https://cv.mec.es/tramites_audiencia_aacc_2...j_2_listado.htm


http://www.boe.es/boe/dias/2006/01/13/pdfs/A01583-01589.pdf









Tercera Expedición





MINISTERIO DE EDUCACION Y CIENCIA



CONVOCATORIA DE AYUDAS PARA LA REALIZACIÓN DE ACCIONES COMPLEMENTARIAS EN EL MARCO DE ALGUNOS PROGRAMAS NACIONALES DEL PLAN NACIONAL DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA, DESARROLLO E INNOVACIÓN TECNOLÓGICA 2004-2007
Modalidad(es) I-J (2 plazo)



INSTRUCCIONES

1.Busque en la lista que se muestra a continuación la acción complementaria que solicitó.

2.Pulse con el ratón en la referencia del proyecto correspondiente. Esta acción le abrirá una nueva ventana hacia el Servicio de Notificación Electrónica, en la que se rellenará automáticamente su nombre de usuario y se le requerirá su contraseña. Para volver al listado de proyectos sólo tendrá que cerrar esta ventana.

3.Como contraseña deberá teclear el NIF (8 dígitos seguidos de la letra en mayúsculas) que incluyó en su solicitud.

4.Al entrar en su cuenta se le mostrará una notificación electrónica con el título Trámite de audiencia Acciones Complementarias 2007. Pulse con el ratón sobre ella.

5.Para descargar el fichero correspondiente pulse sobre el icono de descarga.

6.Una vez comprobada la propuesta, complete el formulario que se le muestra y cierre la entrega digital pulsando el botón "Cerrar entrega" que aparecerá al final de la página.

7.Si todo es correcto, el servicio de notificación generará un comprobante ComprobanteTramiteAudiencia.pdf) que deberá imprimir, firmar y enviar por correo ordinario a la dirección que encontrará en el propio documento.
Para salir de la cuenta pulse el el botón Salir del menú superior y cierre la ventana.

REFERENCIA: CGL2007-29835-E

TITULO: III EXPEDICION CIENTIFICA A LA CALDERA DE LUBA (GUINEA ECUATORIAL)

ORGANISMO:UNIVERSIDAD POLITECNICA DE MADRID


https://cv.mec.es/tramites_audiencia_aacc_2...j_2_listado.htm







MINISTERIO DE EDUCACION Y CIENCIA


DIRECCIÓN GENERAL DE INVESTIGACIÓN

SUBDIRECCIÓN GENERAL DE PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

Dr/Dra:IGNACIO MARTIN SANZ

UNIVERSIDAD POLITECNICA DE MADRID


ESCUELA UNIVERSITARIA INGENIERIA TEC. FORESTAL. MADRID

CGL2007-29835-E/BOS


Madrid, a 28 de Enero de 2008


Estimado/a amigo/a,

En relación con la acción complementaria de refª CGL2007-29835-E/BOS y título: III EXPEDICION CIENTIFICA A LA CALDERA DE LUBA (GUINEA ECUATORIAL), presentado por ud. como investigador principal a la Convocatoria de acciones complementarias de I+D 2007 en el marco del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 2004-2007, lamento comunicarle que su solicitud no ha alcanzado prioridad suficiente para ser financiada, habida cuenta de los recursos económicos disponibles y el conjunto de solicitudes presentadas. La acción complementaria alcanzó una puntuación de 30, mientras que la puntuación de corte correspondiente a su programa/subprograma ha sido de 70.



En virtud del apartado Sexto de la Resolución de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación de 8 de enero de 2007, (BOE de 15 de enero de 2007), desarrollada al amparo de la Orden ECI/1155/2005, (BOE de 29 de abril de 2005), podrá si usted lo desea, en un plazo máximo de quince naturales, manifestar las alegaciones que considere oportunas. Dichas alegaciones deberán ser presentadas con el visto bueno del representante legal de su Organismo.



En caso de que usted decida presentar alegaciones es obligatorio que a la mayor urgencia y dentro del plazo, utilice la aplicación web disponible y después las envíe al número de fax que figura al pie de página y posteriormente el original con las firmas por correo urgente.



Con la resolución definitiva se podrá interponer recurso potestativo.



En la confianza de que podamos considerar de nuevo una solicitud suya que alcance mayor prioridad, le saluda atentamente.



Fxxxx Gxxxxx -Oxxxx Sxxxx


Observaciones de la Comisión de Selección (si las hubiere):



La III EXPEDICION CIENTIFICA A LA CALDERA DE LUBA (GUINEA ECUATORIAL) es continuación de una iniciativa que ha sido subvencionada en sus dos primeras fases a través de la convocatoria de acciones complementarias, al entenderse como prospectivas, necesarias para abordar un territorio mal conocido. Sin embargo, se entiende que la actual propuesta debería articularse ya en un proyecto de investigación reglado, con objetivos concretos y debidamente pormenorizados tanto en la metodología a utilizar como en los costes necesarios para su logro, para lo cual existen convocatorias específicas del Plan Nacional. Consecuentemente, se estima que la propuesta carece de prioridad alguna en el marco de esta convocatoria de acciones complementarias.



DIRECCIÓN GENERAL DE INVESTIGACIÓN

SUBDIRECCIÓN GENERAL DE PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

Departamento Técnico de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Dpcho: Pl. 5 Norte Tel: 916037725

Fax: 916037026 E-Mail: berta.caballero@mec.es

Albacete, 5

28027 Madrid.



Esto Martín lo tiene impecable y lo criticamos.........
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Apr 3 2018, 10:11 AM
Publicado: #6070


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



Alumnos del máster de Cifuentes: "Los exámenes los hacíamos por escrito en el aula y ella nunca apareció"

Alumnos que sí cursaron el master de Cifuentes sostienen que la entonces delegada del Gobierno en Madrid tampoco participó en los ejercicios de evaluación

En la mayoría de las 13 asignaturas que constaban en el programa de la Rey Juan Carlos había que realizar exámenes escritos en los que nadie vio a Cifuentes

La actual presidenta de la Comunidad de Madrid obtuvo cinco sobresalientes y tres notables pese a que sus compañeros no la vieron en ninguna prueba

Por José Precedo
02 abr 201820:52

"Fui regularmente a clase e hice los exámenes. En la mayoría de asignaturas eran por escrito y los hacíamos todos juntos en el aula. Nunca apareció Cristina Cifuentes o al menos yo no la recuerdo. Ni en las clases ni en los exámenes". Habla un sexto alumno matriculado en el máster de la Universidad Rey Juan Carlos de la promoción de la entonces delegada del Gobierno en Madrid. Su testimonio es de este mismo lunes, por teléfono. Asegura que "en la gran mayoría" de las 13 materias del famoso máster había que pasar pruebas escritas que hacían todos juntos.


Ni este alumno ni otros cinco –que accedieron a hablar con esta redacción la semana pasada– sabían que la entonces delegada del Gobierno en Madrid formaba parte de su curso hasta que eldiario.es publicó la información sobre el cambio de dos de sus notas, que pasaron de no presentado a notable, después de que una funcionaria de la universidad amiga de Cifuentes las cambiase, supuestamente por orden de un profesor. Esa fue la primera noticia que tuvieron sus compañeros de que la entonces delegada del Gobierno en Madrid hubiese cursado su mismo máster.


De las 20 personas inscritas junto a Cifuentes en aquel grado de la Universidad Rey Juan Carlos, eldiario.es ha logrado contactar con la mitad. Ninguna de ellas ha respaldado la tesis de que realmente participó en el curso.

Seis alumnos han negado haberla visto y otros cuatro han eludido responder a las preguntas de este medio. Del resto, o no han contestado al teléfono o no han podido ser localizados. Varios de ellos tienen puestos relevantes en la Comunidad de Madrid: hay responsables de hospitales, altos cargos y personal de confianza en empresas públicas e instituciones gobernadas por el PP. Y está también Dionisio Ramos, amigo de Cifuentes, y exsecretario general de Educación en la Comunidad de Madrid cuando Alberto Ruiz Gallardón era el presidente.

Los alumnos que se atreven a pronunciarse exigen hacerlo desde el anonimato. Habla una de las personas que sí obtuvo el título: "Hicimos exámenes, tuvimos clases y yo no me he perdido más de dos o tres tardes. Ni en los exámenes, ni en las clases ni en los trabajos, yo no vi nunca a Cifuentes. Y claro que me acordaría porque era la delegada del Gobierno en Madrid........


https://m.eldiario.es/politica/Alumnos-Cifu..._756624651.html
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Apr 3 2018, 05:49 PM
Publicado: #6071


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



CITA(Angel @ Dec 19 2005, 10:03 AM) *
Os paso copia de lo publicado hoy en el Blog de la Caldera, creo que es interesante.

saludos


NOTICIAS :

1.- Las cinco personas, que componen la travesía a la Caldera están en Malabo desde el sábado

2.- no ha habido fiestas en Ruiche, y mucho menos en Ureka, ya que no han podido ir allí hasta el momento.

3.- con la llegada de los enviados por la embajada al rescate, iban soldados de la guarnición de Ureka , que les conminaron al abandono y salida de la caldera de inmediato.

4.- De expedición científica nada de nada, ya que ni tan siquiera los 5 días previstos para colectar fueron utilizados al ser obligados a salir de alli. Ya tuvieron bastante con andar y atravesar la caldera en una epoca que no es la mas idonea ya que las lluvias en esa zona son todavia muy intensas.

5.- Efectivamente las dos personas que se descolgaron por la pared norte, han sido las dos primeras personas que lo han echo de ese modo, y con toda probabilidad han pisado barrancos por donde nadie lo ha echo, ya que hay cientos.

6.- por lo tanto hay muchos mas barrancos que siguen sin ser pisados. ( normal)

7.- no es cierto en ningun caso que hayan sido los primeros en pisar la caldera, cientos de personas desde el siglo pasado la han visitado con diferentes fines, cartográficos, científicos y en su mayoria de excursion aventura.

8.- A poca gente se le ocurre descolgarse por una pared a 1.500 o 2.000 metros, si se puede entrar por el rio, salvo como un reto de aventura, que tampoco esta mal, pero entonces asi se deberia haber dicho

10.- La expedición científica a la Caldera, se podría catalogar como " El aventurerismo de un par de amiguetes, que han liado una buena, ya que después de " al parecer 4 años de preparación", su soporte logistico ha sido nulo.
Ya que empresas privadas de amigos, les han dado alojamiento, y traslado de material desde el aeropuerto, y la embajada se ha partido el culo para conseguirles el visado y facilitarles los permisos de entrada, acompañandoles hasta la misma cornisa para su descuelgue. ES DECIR ORGANIZACION CERO

RESUMEN. Un verdadero timo del Sr. Martin y su amigo ya que los otros dos al parecer son alpinistas y una sra que no tienen culpa de nada y han sido embarcados en el timo de los dos amigos, que al parecer ahora ponen a parir a la embajada y al periodico el Pais.
saludos de corresponsalia de Malabo


En esto lo de Martin y los notables fantasma se parecen una barbaridad (con b. de burro)

Es probable que los de la universidad quieran decir algo y no sepan como.
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Apr 4 2018, 12:20 PM
Publicado: #6072


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



El acta que presentó Cifuentes como prueba de su máster tiene dos firmas falsificadas


Según ha publicado El Confidencial, el documento se improvisó el mismo día que eldiario.es publicó que la presidenta obtuvo el máster con notas falsificadas

"Enrique Álvarez Conde reunió ayer a las profesoras en el despacho de un abogado para tratar de pactar una versión común" de cara a la investigación de la universidad, según este medio

Fuentes de la universidad señalan que fue Álvarez Conde quien proporcionó el supuesto acta al rectorado tras estallar el escándalo del máster, y después el rectorado se lo envió a Cristina Cifuentes

Por eldiario.es
04 abr 201807:07

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, presentó el pasado miércoles 21 de marzo, tras la publicación de que obtuvo su máster con notas falsificadas, cinco documentos como prueba de que sí había cursado el posgrado de derecho autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Uno de esos cinco documentos que aportó es el acta de la defensa del Trabajo Fin de Máster. Un papel de la universidad, pero sin sello oficial, a mano, con la nota que obtuvo (7,5) y la firma de las tres miembros del supuesto tribunal, formado ilegalmente porque ni eran funcionarias ni había entre ellas un profesor externo a la URJC.


"Aquí tengo un acta del trabajo de fin de máster", aseguró Cifuentes en un vídeo que difundió a través de las redes sociales a última hora. "Un acta que está firmada por las tres miembros del tribunal calificador, con la fecha de la evaluación, que fue el 2 de julio de 2012, y la calificación del trabajo que, por cierto, saqué un notable".


Las profesoras que supuestamente evaluaron a Cifuentes el 2 de julio de 2012 eran las profesoras del departamento de Derecho Constitucional Alicia López de los Mozos, Cecilia Rosado y Clara Souto, según consta en ese documento y tal y como confirmó en rueda de prensa el propio rector de la URJC. Dos de esas firmas, la de López de los Mozos y Souto, están "falsificadas".

El documento "fue fabricado el pasado 21 de marzo, solo unas horas después de que estallara el escándalo", según publica El Confidencial citando fuentes del Instituto de Derecho Público (IDP) que dirige Enrique Álvarez Conde. Según publica este medio, sería precisamente el organizador de una reunión ayer por la tarde con las tres profesoras en el despacho de un experto en Derecho Administrativo. La intención, pactar una versión conjunta de cara a la comisión de investigación abierta por la URJC. "Enrique Álvarez Conde reunió ayer a las profesoras en el despacho de un abogado para tratar de pactar una versión común", cuenta El Confidencial. Este miércoles declara ante los investigadores de la URJC Álvarez Conde y el jueves, las tres profesoras.

Según fuentes de la universidad, fue Álvarez Conde quien proporcionó el supuesto acta al rectorado tras estallar el escándalo del máster, y después el rectorado se lo envió a Cristina Cifuentes. Un portavoz del Gobierno autonómico ha asegurado a El Confidencial que "la presidenta de la Comunidad de Madrid se limitó a mostrar los documentos que le facilitó la universidad para demostrar que había realizado el máster en derecho autonómico". El equipo de Cifuentes asegura que el acta falsificada fue enviada a la presidencia de la Comunidad de Madrid desde el correo electrónico de la secretaria del rector Javier Ramos.


Alicia López de los Mozos figura en el acta presentada por Cifuentes como la presidenta del tribunal que evaluó a la presidenta madrileña. Es doctora desde mayo de 2008 cuando presenta su tesis 'La Directiva Comunitaria y el Sistema de fuentes del derecho', bajo la dirección de Enrique Álvarez Conde. También es secretaria del Instituto de Derecho Público de la URJC que Álvarez Conde preside. Es la única funcionaria de las tres, ya que obtuvo su plaza de titular en la URJC este mismo mes de enero, según consta en el BOE.

Clara Souto Galván está especializada en temas de género y es hija de José Antonio Souto Paz, catedrático de derecho canónico y primer alcalde democrático de Santiago de Compostela tras la dictadura por UCD. Souto Paz, fallecido en septiembre de 2017, figura como titular de varios trabajos de investigación en la URJC en los que también están sus tres hijas: Clara Souto, Esther Souto y Beatriz Souto, investigaciones en las que también aparece Enrique Álvarez Conde, Cecilia Rosado y Alicia López.

Souto esquivó las preguntas de La Sexta, que encontró a la profesora en la universidad y le inquirió sobre la firma del acta. "Estamos en un proceso de investigación con la universidad y no puedo dar declaraciones", dijo Souto.


Cecilia Rosado, la única profesora que supuestamente firmó ese papel falso, es la persona que aparece en la web de la URJC como directora del Máster de Cifuentes, aunque en la rueda de prensa se presentó como tal Enrique Álvarez Conde, su mentor en la URJC.

Rosado llegó a la universidad desde entorno de la antigua federación de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid (IUCM) de José Antonio Moral Santín, hoy condenado por las tarjetas Black. Es, a su vez, sobrina de Santiago Rosado Pacheco, catedrático de derecho administrativo en la URJC. Formó parte de las listas de la candidatura de Luis García Montero a la Comunidad de Madrid. Tanto ella como las otras dos profesoras están vinculadas a Comisiones Obreras de la URJC. Formaron parte de una misma candidatura de este sindicato en el año 2014.

El hecho de la falsificación de una firma en el acta tiene consecuencias jurídicas desde el punto de vista del derecho administrativo, pero al no ser un acta verdadera, sino presuntamente simulada, las profesoras no se enfrentarían al artículo 309 del Código Penal, que castiga la falsificación en documento público con cárcel para el funcionario (de 3 a 6 años), según aseguran algunas fuentes jurídicas. Otras, en cambio, opinan que dar forma de documento público a algo que no lo es, y que además tiene firmas falsificadas de funcionarios públicos o personal de una universidad, sí podría encuadrarse dentro de ese delito.



https://m.eldiario.es/politica/presento-Cif..._757324263.html
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Apr 4 2018, 06:54 PM
Publicado: #6073


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



Nueva vida en el volcán

La expedición española al Luba, en Guinea, halla seis posibles nuevas especies

ÍÑIGO DE BARRÓN
Madrid 6 ABR 2006



La expectación era máxima. Un grupo de científicos españoles había preparado durante cuatro años una expedición científica al volcán de la gran caldera de Luba, en la isla guineana de Bioko, una selva desconocida. Con el mismo espíritu que las expediciones del siglo XIX, pero con la tecnología del XXI, estos científicos se prepararon para entrar en el cráter de un volcán apagado que se ha convertido en una jungla con monos, pájaros y serpientes de todo tipo.

Ignacio Martín y un equipo de científicos de la Universidad Politécnica de Madrid, estuvieron un mes en la zona. Creían que lo más difícil sería bajar por una selva vertical de más de 1.100 metros. Sin embargo, se equivocaron. Los obstáculos diplomáticos de Guinea dejaron fuera a la mitad de los científicos de la expedición.

Pese a estas dificultades, el balance de la expedición es positivo, según Ignacio Martín. Ahora, los miembros del departamento de Zoología de esta universidad estudian con detenimiento el material traído del país africano. Según Martín, hay muchas posibilidades de que entre las más de 200 muestras recogidas "pudiera haber seis nuevas especies". En la clasificación de los animales existen tres categorías: la familia, el género y la especie, en función de las coincidencias morfológicas que existan.

Aunque todavía es pronto para tener una opinión definitiva, Martín estudia dos mariposas encontradas, de las 22 que han traído. Una de ellas es una posible especie nueva y la otra, una posible subespecie. También hay dos ranas desconocidas. Una podría ser una especie desconocida y la otra tiene muchas posibilidades de ser un descubrimiento, ya que ni siquiera se conoce la familia a la que pertenece. Las fotografías de las ranas se han enviado a la Universidad de Yaundé, la capital de Camerún, que cuenta con un centro muy desarrollado en anfibios.

Además, también se investigan dos arañas encontradas en esta selva. En uno de los casos se desconoce incluso a qué familia puede pertenecer. En el otro, sí se conoce la familia de la araña, pero falta por determinar el género y la especie. Las fotografías de estas arañas se han enviado al Centro de Investigación Tropical de San Francisco, en Estados Unidos, para comprobar si ya están descubiertas.

Además, hay un grupo de orugas, lombrices, caracoles y babosas traídas de Guinea que se han entregado a la Facultad de Biología de la Complutense para que determinen su naturaleza y quedan unos seres protozoarios, pendientes de análisis.

Martín, que presenta hoy los resultados de la expedición, considera que se debería repetir. Si lo vuelve a intentar pedirá mayor apoyo diplomático para evitar las dificultades en la obtención de los permisos. La expedición ha costado 130.000 euros, sufragados por la Universidad Politécnica y el Ministerio de Educación. "La muestra que hemos traído es ridícula en comparación con lo que hay allí. La caldera es un paraíso de especies que han vivido más o menos aisladas durante cientos de años", dice este profesor.

Martín alegra la expresión cuando recuerda las noches en aquella selva. "No las podré olvidar porque eran una algarabía de sonidos: los pájaros, las ranas, los monos. Increíble". Tampoco se le irá de la cabeza el momento más delicado, el encuentro con una gran cobra, que acabó huyendo tan asustada como los expedicionarios


https://elpais.com/diario/2006/04/06/ultima...401_850215.html
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Apr 4 2018, 07:05 PM
Publicado: #6074


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



CITA(El fantasma del Blog @ Dec 2 2014, 07:23 PM) *
La endogamia alcanza al 73% de los docentes


Educación calcula por primera vez el número de profesores que se formaron en el centro en el que están contratados

Un mercado para fichar talento




Maribel Marín / Pilar Álvarez
Madrid
30 NOV 2014 - 22:12 CET



Ester Pérez Lorences, de 55 años, catedrática de Fisiología Vegetal de la Universidad de Valencia desde 2007, estaba a punto de comenzar el segundo ejercicio de una oposición en diciembre de 1998 cuando el tribunal solicitó su presencia a puerta cerrada. Tras marearla con que le faltaba un papel, le dijeron: “Esta plaza no te toca; no te presentes”. Pérez Lorences desistió. Ese examen en Valencia era para ella poco más que un ensayo. Lo que quería, 10 años después, era volver a casa, y la Universidad de León había convocado para dos meses más tarde una plaza a la que tenía previsto presentarse. Cuando llegó, no la esperaban. “El presidente me dijo: ‘¿Qué haces aquí?’. No sé la razón pero el puesto estaba adjudicado”. Se lo dieron a su único competidor, Jesús Miguel Álvarez Fernández, el candidato local.


El episodio aún sigue vivo. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León anuló en 2012 el nombramiento de Álvarez —que recurrió al Constitucional— al considerar que la institución no se había ajustado a los principios de igualdad, mérito y capacidad y obligó a adjudicar el puesto a Pérez Lorences. Hace dos semanas tomó posesión y pidió una excedencia. “Mi vida ha cambiado. No podría volver a León. No creo que el ambiente de trabajo fuera el idóneo. Además, mis hijas han empezado la universidad, mi marido trabaja en Valencia, donde soy catedrática desde hace siete años...”...............


................Pero ICREA, igual que Ikerbasque, la iniciativa hermana promovida por el Gobierno Vasco en 2007, no deja de ser un parche cuya existencia no tendría razón de ser en un sistema universitario más ágil y flexible. “La universidad ha cambiado y mejorado muchísimo en treinta años”, dice Mas-Colell. “Pero si la miras en el contexto europeo, nos lastran vicios históricos y una estructura funcionarial. Las reformas solo necesitan un poco de voluntad política. No hace falta una revolución drástica que lo revuelva todo, basta con cambios, sobre todo en la gobernanza, que hagan que las universidades pasen de ser instituciones muy rígidas a instituciones ágiles. Solo eso ayudaría mucho”.


El Ministerio de Educación no sabe, no contesta.



http://politica.elpais.com/politica/2014/1...515_775495.html



No aparece el master pero es igual.

Era un master de andar por casa.

Se pacto con los profesores la asistencia.
Go to the top of the page
 
+Quote Post
El fantasma del ...
mensaje Apr 5 2018, 05:44 AM
Publicado: #6075


Usuario registrado
***

Grupo: Miembros
Mensajes: 1911
Desde: 4-February 06
Usuario No.: 502



Las 15 mentiras y tres medias verdades de Cifuentes en una comparecencia sin documentos



La presidenta ha mantenido que se puede presentar un trabajo antes de aprobar las asignaturas o que el máster se adapta a los horarios de los alumnos, ambas cosas absolutamente falsas

También es mentira que Cifuentes no estuviera al mando del operativo Eurocopa del 2 de julio o que sea habitual modificar notas por mail con tres años de distancia temporal

Tampoco ha presentado el papel del registro del Trabajo Fin de Máster y dice no recordar que pagó de nuevo en noviembre de 2012 para presentarlo pese a que supuestamente lo había aprobado en julio

Raquel Ejerique

04/04/2018 - 18:42h

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha desaprovechado la ocasión de presentar los documentos que probarían que la obtención de su máster en la URJC se hizo de manera legal. Por ejemplo, las actas de cambio de nota o el papel del registro del Trabajo Fin de Máster.

Además de presentarse como víctima de ataques por su lucha contra la corrupción ha hecho un relato que no despeja ninguna duda sobre la presunta falsificación de notas, cómo pudo aprobar sin ir clase ni a los exámenes, dónde está el trabajo, por qué pagó para presentarlo en noviembre de 2012 si ya lo había aprobado en julio, o por qué dijo a eldiario.es que no se presentó y al día siguiente que sí se presentó. Estas son los argumentos y falsedades a los que se ha aferrado en su intervención.


FALSO. Es una operación política que se produce el mismo día que comparecía en el Congreso porque "había un plan B para desestabilizar al gobierno". eldiario.es decide publicar el día 21 de marzo, el día siguiente a su comparecencia, porque es una exclusiva de la que algunas personas empiezan a saber en el ámbito político. Ante el riesgo de que fuera destapado por otros medios, el lunes 19 de marzo decidimos que el martes haremos todas las llamadas de comprobación, recogeremos todas las versiones y publicaremos el miércoles, lo antes posible, para que el asunto se conozca antes de Semana Santa (que era la semana siguiente). Nada que ver con el calendario político que sugiere.


CIERTO, A MEDIAS. "El título de máster que figura es perfectamente real y legal, es un título oficial". El título en sí es real y oficial, pero ha sido obtenido de manera presuntamente fraudulenta, gracias a la modificación de notas que hace la funcionaria Amalia Calonge en 2014, fuera de todo proceso de legal.


FALSO. Las calificaciones no han sido "falseadas ni falsificadas". Los dos cambios de nota de "no presentado" a "notable" se hacen fuera de la norma. Cuando las actas están cerradas, la única manera de cambiar notas regularmente es con la solicitud de apertura de actas, en un proceso que implica a profesores, directores e incluso al decanato. El cambio en este caso se hace por un atajo absolutamente irregular.


FALSO. El título del máster "no me aportó ningún nivel académico que no tuviera. Mi licenciatura en Derecho ya se correspondía con el nivel de máster". Solo algunas ingenierías de más de 6 años se pueden homologar a máster, en ningún caso una licenciatura de Derecho. Cuando Cifuentes se licencia, antes del Espacio Europeo de Educación, no existe el posgrado, hay simplemente licenciaturas. Cifuentes sí necesitaba el máster para poder hacer la tesis, requisito indispensable para ser profesora universitaria. Las licenciaturas como la suya se homologan a 240 créditos. Para hacer la tesis se necesitaba acreditar 300. Los máster oficiales como el de Cifuentes tienen un mínimo de 60 créditos y abren la puerta de hacer un doctorado. Gracias a ese máster suma los 300 créditos necesarios.


FALSO. Sobre la "constancia documental" que ha dicho que acredita que todo fue legal. Los documentos de que se matriculó y pagó el curso y que abonó las tasas para la retirada del título son válidos y nunca eldiario.es los ha puesto en duda. Sobre la "constancia documental para que la URJC haga público el trabajo pese a su carácter interno", no se ha hecho público ningún documento, sino la declaración de que daba su permiso, pero nunca ha aportado papeles relativos a eso. El trabajo no tiene carácter interno, de hecho se expone en público, aunque es verdad que el alumno tiene que dar su permiso para que se dé a conocer.


FALSO. Hay "constancia documental de que la calificación de no presentado se debió a un error de transcripción". No hay ninguna constancia documental, solo la palabra del rector ( que se desdijo horas después y abrió una investigación), la declaración de los dos profesores que comparecieron y de la propia Cifuentes. Ni siquiera el mail de Pablo Chico de la Cámara dice nada de error o fallo de transcripción. Su nueva prueba aportada es una carta al rector del profesor Chico en la que él da testimonio personal de que se produjo un error de transcripción. Nada oficial ni constrastado.


FALSO. "La carta explica que no me afectó a mí solo, afectó a más alumnos y se ha silenciado". Una vez más se basa en el testimonio de Chico (del otro profesor no ha hecho mención en toda la comparecencia). eldiario.es ha hablado con una decena de la veintena de compañeros de clase de Cristina Cifuentes, y lo único que declaran en su mayoría es que no la vieron en clase ni tampoco en los exámenes, escritos y presenciales. No se ha presentado ninguna prueba de que ese error hubiera sido común en ese curso y ningún otro alumno con los que ha hablado este medio ha relatado esa fatalidad en la transcripción.


FALSO. "Por la utilización de datos protegidos, es por lo que la universidad ha abierto una investigación, para evitar en lo sucesivo que los alumnos se puedan ver afectados". La investigación se ha abierto, literalmente "para esclarecer lo sucedido y determinar, en su caso, las responsabilidades que pudieran existir". A quienes se está llamado a declarar es a su tutor de trabajo (este mismo miércoles), las profesoras que aparecen en el acta con firmas falsificadas (mañana jueves) y funcionarios que intervinieron en el proceso de obtención del máster de Cristina Cifuentes para dilucidar sobre la legalidad del proceso, no por los datos protegidos.


FALSO. Los mails de profesores que supuestamente muestran que es el sistema habitual de cambiar notas. Además de las dudas sobre cómo ha conseguido esa pila de supuestos correos de profesores, no es el sistema de cambiar las notas en absoluto. Además, en el caso de la presidenta, entre la nota "no presentado" de 2011 y el cambio de nota a "notable" pasan 3 años. Eso requiere reabrir actas y pasar todo un proceso que implica incluso al decanato, como han confirmado numerosos profesores unánimemente ha publicado eldiario.es.


FALSO. "Ya he interpuesto una querella criminal contra dos personas que han utilizado datos protegidos. He solicitado un acto de conciliación previo a la presentación de otra querella añadida de delitos contra el honor". En eldiario.es no se ha recibido de momento ninguna notificación de querella que dice Cifuentes que ya ha sido interpuesta contra Ignacio Escolar y esta periodista.


FALSO. "Mi expediente no fue manipulado de manera irregular, es un hecho demostrado con documentos. Yo realicé y concluí el máster en 2012". Los documentos que acreditarían que cursó el máster no han sido aportados. Ni las actas, ni el trabajo, ni el registro del trabajo, ni siquiera el testimonio de ningún profesor en su defensa, ni un alumno. Su propio tutor de máster se ha desentendido este mismo miércoles del asunto: "Pregúntenle a ella".


FALSO. "Desde mi primera declaración, la noche del 21, siempre he dicho lo mismo, que fue un error de transcripción". El martes 20, cuando eldiario.es llama a fuentes de su gabinete para recabar su versión, dicen literalmente: "Lo que sí me dice la jefa es que ella se dejó varias asignaturas a las que no se presentó en primera instancia". Es a partir del día siguiente cuando cambia su versión.


CIERTO, A MEDIAS. "Me pude matricular porque muchas universidades aceptan alumnos una vez empezado el curso en posgrado". Es cierto que hay cierta manga ancha en los máster por la falta de alumnos, como es cierto que no es habitual matricularse tres meses después en un máster presencial, con el curso ya muy avanzado, más aún con su incapacidad para recuperar el tiempo perdido teniendo en cuenta que era delegada de Gobierno.


FALSO. "En los estudios de posgrado se adaptan a los horarios de los alumnos que trabajan. Había esa posibilidad y yo me acogí a ella". Lógicamente son los alumnos los que se adaptan al horario como norma general. Muy excepcionalmente puede haber un acuerdo por alguna situación puntual y requiere de la llamada "dispensa académica", que es un documento por el cual la universidad autoriza a ese alumno concreto a faltar. Su máster era presencial, lo que supone una asistencia del 80% aproximadamente y no se puede llegar a acuerdos verbales en el caso de faltas continuadas. Como dijo su propio gabinete: fue a clase "cuando pudo".


FALSO. "Cuestionan que pudiera defender el trabajo con una asignatura pendiente, que es una práctica común. Se presenta el trabajo y se guarda la nota". No es posible, y así lo recoge la normativa de máster de la URJC, es imposible presentar el trabajo sin haber presentado un justificante de que se han aprobado todas las asignaturas.


FALSO. Sobre su defensa de trabajo el 2 de julio de 2012, día de la Eurocopa. "Los dispositivos no se seguían desde la delegación de gobierno, sino de la jefatura de policía. El seguimiento no me correspondía a mí". Sin embargo, una nota de prensa de ese 2 de julio de 2012 del Ministerio de la Presidencia informa de que era la Delegación de Gobierno en la región la que ponía en funcionamiento un operativo formado por "450 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía" que garantizase la seguridad de las miles de personas.


CIERTO, A MEDIAS. Sobre el acta con dos firmas falsificadas: "Yo he remitido lo que me ha remitido la universidad". Es cierto que ese acta falsificada fue remitida por Enrique Álvarez Conde a la Universidad. Luego, es el rectorado de la URJC el que envía a Cifuentes el documento. Sin embargo, tal y como ha publicado eldiario.es, una emisaria y amiga de Cifuentes interviene en todo el proceso de construcción del relato desde primera hora y presionó a Álvarez Conde para que le aportara esa documentación.


FALSO. "Me resulta difícil recordar a qué corresponde una tasa así, de 6,11 euros". Una de las claves del caso es precisamente esa pequeña cantidad de dinero. Se ve claramente en el pantallazo de secretaría (abajo) que Cifuentes pagó en concepto "Trabajo Fin de Máster", para defenderlo en el curso 2012-2013 porque, contra lo que ha dicho, lo tenía pendiente.


https://www.eldiario.es/politica/mentiras-v..._757324768.html
Go to the top of the page
 
+Quote Post

407 Páginas V  « < 403 404 405 406 407 >
Reply to this topicStart new topic
1 usuario(s) está(n) leyendo este tema (1 invitado(s) y 0 usuario(s) anónimo(s))
0 usuarios(s) registrado(s):

 



Versión Lo-Fi Fecha y Hora Actual: 17th October 2019 - 02:40 PM