Ayuda - Búsqueda - Usuarios Registrados - Calendario
Versión Completa: La fábula de la boca
FORO DE CRÓNICAS DE LA GUINEA ECUATORIAL > FORO GENERAL > RELATOS DE VIAJEROS
fernando el africano
Fábula fang publicada en la revista La Guinea Española en abril 1959.

Autor : Nguema
Título : LA CABEZA QUE HABLÓ


A la sombra de un árbol gigantesco, lamentábase un cazador de lo infructuoso que había resultado para él los esfuerzos de aquel día. Ya se decidía a regresar a su choza, sin nada que llevar para su comida, cuando quedó espantado al ver al iniciar su regreso, una cabeza humana, ensangrentada y separada del tronco.
Completamente absorto en el trágico caso, comenzó a pensar, quién sería el causante del crimen. Una voz ronca y gruesa, respondió a sus pensamientos: La boca y esa voz salía de la cabeza sangrante. Más atemorizado todavía, pero curioso por el fenómeno que le parecía haber observado, quiso cerciorarse de si la cabeza habló, y así audazmente interrogó: ¿Quién te dio muerte?, y la cabeza respondió: La boca.
Como una exhalación emprendió el cazador, veloz huida a su poblado, llegando mohíno y ensimismado, ya por quedarse sin caza ya por el suceso espeluznante que presenció.
Un anciano sarmentoso, que apretaba con fruición su pipa, le dijo al verle llegar en tal guisa,¿ qué te ocurre que no traes caza?
Caza no hallé en todo el día respondió el joven, pero fui testigo de un hecho que no habréis presenciado vos, en los muchos años de vuestra existencia.
Encontré en medio del bosque, sola y abandonada nadando en su propia sangre, una cabeza humana. Quise interrogarle y saber de su desgracia, le pregunté quién la habría separado de su cuerpo y me contestó: La boca, y así por dos veces. Ahora yo quisiera que me ayudara a darle sepultura.
La noticia se divulgó por los poblados cercanos y todos querían presenciar el misterioso suceso. Capitaneados por el cazador, llegaron al bosque y encontraron la cabeza, excusado decir el afán e interés de los curiosos por averiguar si la cabeza hablaba.
El cazador se adelantó y preguntó de nuevo a la cabeza: ¿ Quién te cortó? Confiaba escuchar sus tétricas voces , pero en vano, insiste de nuevo¿ Cabeza quién te dio muerte?
El silencio más absoluto fue la respuesta en ambos casos. Entonces los miembros de la tribu que le acompañaban, lo sentenciaron a muerte, acusado de mentira, sin que nada le sirvieran sus promesas, ni juramento de inocencia.
Cuando la noche cubría la selva, unas llamas rojas consumían la carne del joven cazador, que no pudo guardar su secreto y se perdió lo mismo que la cabeza, es decir por hablar demasiado, y el viejo cantor que narra la historia, saca en consecuencia que no todo lo que perciben nuestros sentidos, ha de derramarse a través de la boca.
En nuestro romance dice que el callar lo llaman santo, o el español que manifiesta: Por la boca muere el pez.

algunos políticos les pasa eso, hablan lo que después ellos mismos se contradicen.

Historia facilitada por Fernando el Africano 2-6- 2020
Moncho Núñez
Querido Fernando: Buena fábula con una dramática moraleja. Un abrazo.
Esta es una versión -reducida (lo-fi)- de nuestros contenidos. Para ver la versión completa con más información, formato e imágenes, por favor pulsa aquí.
Invision Power Board © 2001-2020 Invision Power Services, Inc.